Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los concursos acumulan una caída del 30% hasta septiembre, según Crédito y Caución

El número de nuevos concursos ascendió a 1.200 procesos durante el tercer trimestre del año y acumula ya un descenso del 30% en lo que va de año, según se desprende del seguimiento de las insolvencias judiciales en España que realiza el Área de Administración de Riesgos de Crédito y Caución a partir de los datos publicados en el Boletín Oficial del Estado (BOE).
La caída de los niveles de concursalidad, todavía muy lejos de los niveles previos a la crisis, se reproduce en todos los sectores económicos y comunidades autónomas, excepto Asturias.
En 2013, el número de procesos concursales se situó muy cerca de los 10.000, un dato que marcó el máximo histórico de la concursalidad en España. No obstante, el cuarto trimestre ya mostró un mejor comportamiento que los tres anteriores, situándose en valores próximos al crecimiento cero, y los datos de 2014 confirman una mejoría impulsada por la recuperación económica de la economía española.
Según Crédito y Caución, las quiebras empresariales han reflejado "fielmente" las condiciones económicas desde 2008, con incrementos interanuales del 100% en 2008 y del 50% en 2009. Tras un descenso interanual en 2010, las quiebras volvieron a aumentar en 2011, 2012 y 2013, pero están volviendo a caer en 2014.
En 2015, la evolución de las insolvencias dependerá de la solidez de los mecanismos que están impulsando la recuperación económica. En el cuarto trimestre de este año se mantendrá en el cuarto trimestre y el año cerrará con un número de concursos por debajo de los 7.000 casos.
Pese a estas previsiones, Crédito y Caución dice que no parece probable que la concursalidad en España logre retornar fácilmente a los niveles anteriores a la crisis, donde lo habitual era registrar un millar de casos anuales. "Los niveles de insolvencia plantearán en los próximos años muchas dificultades para la actividad comercial", señala.