Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los concursos vuelven a caer en diciembre y suman 26 meses a la baja, según Axesor

La estadística concursal de las sociedades mercantiles españolas logró en diciembre la marca de 26 meses consecutivos de caída en la comparativa interanual, tras caer en el último mes del año un 8,6% con el inicio de 412 procesos formales de insolvencia.
Según los datos recopilados por Axesor, en el conjunto del año se iniciaron 5.115 procesos, un 21,4% menos que en 2014, lo que supone la menor cifra desde el año 2010, ejercicio en el que se registraron 4.546 concursos de acreedores.
En 2015, el porcentaje de concursos que han logradp un convenio ha ascendido al 3,75%, aunque el dato puede mejorar en la medida en que algunos de los concursos que siguen abiertos pueden conseguir un acuerdo con los acreedores.
En cualquier caso, el año 2015 es el segundo año completo de caída de la tasa concursal y eso se debe principalmente a los fuertes ajustes que se han dado en la industria manufacturera (-29,1%), la construcción (-25,8%) y el comercio y la distribución (-18,4%).
Por comunidades, Cataluña es la región donde más concursos se han registrado en 2015, con 981 casos (-29,3%); seguida de Madrid, con 843 registros (-20,8%); y Valencia, con 836 incidencias (-5,5%).
En cuanto a la actividad emprendedora, en diciembre se registraron 8.450 nuevas empresas, un 7,7% más que en el mismo mes de 2014, lo que ha permitido que el año se salde en positivo, con un total de 94.523 nuevas empresas (+0,4%).
Según Axesor, se trata del tercer ejercicio consecutivo en el que se han creado más de 90.000 sociedades. El capital destinado a la creación de estas empresas fue de 8.112 millones de euros, un 10,6% más que en 2014, si bien hay que tener en cuenta que buena parte de ese dinero corresponde en realidad a reestructuraciones societarias acometidas por grandes compañías.