Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los congresistas descargan su malestar en el jefe de AIG

Liddy entró en AIG después de que el Gobierno interviniera la empresa en septiembre, para evitar su hundimiento, con la adquisición del 80% de sus acciones, lo que ni impidió a los legisladores a descargar en él su irritación por las primas.
La demócrata Carolyn Maloney ha dicho, por ejemplo, que las bonificaciones son algo "reprobable", especialmente al estar destinadas a los directicos que "hicieron caer" a la empresa, por sus inversiones en los mercados de derivados de crédito. Maloney ha propuesto imponer un gravamen del 100% sobre esas primas para que vuelvan al erario público.
"Queremos que nos devuelvan el dinero", coincidió la republicana Judy Biggert.
Por su parte, Liddy ha afirmado que "debido a ciertas obligaciones legales, AIG ha tenido que hacer una serie de pagos de remuneración recientemente", y ha asegurado que cree que algunos de esos pagos "son de mal gusto".
Durante el fin de semana se descubrieron los pagos extraordinarios de 165 millones de dólares por parte de la aseguradora, en la que el Gobierno ha invertido más de 170.000 millones para evitar su bancarrota.
En una carta publicada en el diario "The Washington Post", Liddy ha dicho que la indignación de la opinión pública es "entendible" y reconoció que "se cometieron errores en AIG, y en una escala que pocos hubiesen imaginado posible".
La respuesta de Obama
Pero el estupor en Washington es grande y, según fuentes oficiales, el presidente Barack Obama se enteró del pago de las primas el jueves, un día antes de que se desembolsasen y dos días después de que el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, fuese informado de los planes de AIG.
El pago se efectuó el pasado viernes a 73 directivos con importes que variaban entre 1 millón y 6,4 millones, según el fiscal de Nueva York, Andrew Cuomo, quien entregó información sobre el desembolso, aunque no de los receptores, al presidente del Comité de Servicios Financieros de la Cámara Baja, Barney Frank.
 
EB