Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

División y miedo en el Gobierno catalán por el desafío independentista y sus consecuencias

División y miedo en el Gobierno catalán por el desafío independentista y sus consecuenciastelecinco.es

El conseller de Empresa y Conocimiento de la Generalitat, Jordi Baiget, ha alertado este lunes de que la "fuerza" del Estado provocará que probablemente el Gobierno catalán no pueda celebrar el referéndum. También ha reconocido que siente "respeto" por las consecuencias para su familia y su patrimonio por apoyar la consulta del 1-O así como la división interna en el Ejecutivo presidido por Puigdemont. La CUP ya ha pedido su dimisión.

El conseller de Empresa y Conocimiento de la Generalitat, Jordi Baiget, ha alertado este lunes de que la "fuerza" del Estado provocará que probablemente el Govern no pueda celebrar el referéndum.
"El Estado tiene tanta fuerza que probablemente no podremos hacer el referéndum. ¿Se aprobará una norma legal catalana para que se pueda hacer? Sí, pero en el minuto uno vendrá la suspensión", ha afirmado Baiget en una entrevista en 'El Punt Avui' recogida por Europa Press.
"Irán tan en contra que quizá tendremos que hacer algo diferente, y algo diferente se puede parecer a un 9N. Por esto, cuando bandeamos el 9N, cuando decimos que ahora no haremos un 9N, a mi estas declaraciones no me gustan, nos cierran puertas", ha añadido.
Según Baiget, lo único que lo diferenciaría del 9N sería que "en vez de dos millones vayan a votar cuatro millones de personas".
El conseller ha afirmado que siente "respeto" cuando ha firmado los requerimientos del Tribunal Constitucional por las consecuencias que puede tener en su familia.
Miedo por el patrimonio y la familia
"Yo podría aguantar tener que ir a prisión, pero no si van contra el patrimonio; pensamos en la familia, nuestras decisiones pueden afectar a nuestras familias", ha argumentado.
Baiget ha asegurado que una parte del Govern --entre la que se cuenta-- no está en el núcleo duro de las decisiones: "Y esto, genera lo que genera", añade.
"A mí, y a otros, ¿se nos consulta la estrategia de lo que tenemos que hacer? No. Y en función de la estrategia que se decida, los que no estamos en el núcleo duro de las decisiones, deberemos tomar alguna con muy poco tiempo sobre cosas que no habremos podido madurar", concluye.
La CUP pide su dimisión
Desde CUP, Benet Salellas, diputado autonómico ha pedido la dimisión de Jordi Baiget, por alertar de que la fuerza del Estado provocará que probablemente el Govern no pueda celebrar el referéndum: "Si no está en condiciones de afrontar los envites del Estado que deje paso a otra gente".
"Lo que no puede ser es que tengamos problemas en casa", ha replicado Salellas en declaraciones a los medios en la Ciutat de la Justicia, en una protesta por la detención de tres militantes del movimiento Arran por su supuesta participación en la protesta ante la sede del PP en Barcelona en el mes marzo.
Salellas considera que "cualquier persona del Govern que no esté con este compromiso --del referéndum del 1-O--, lo que debe hacer es apartarse", y por ello pide la dimisión de Baiget del Ejecutivo catalán.
Desde las filas de la CUP también ha reaccionado la diputada Mireia Boya, que en un apunte en Twitter recogido por Europa Press ha pedido a Baiget "que se aparte".
"Aquel conseller que piense que el 1-O será un 9N y tenga miedos patrimoniales debería apartarse. Sin más excusas ni dilaciones. Responsablemente", ha dicho Boya, después de que Baiget también haya dicho que el 1-O se podría parecer al 9N.