Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El consejero delegado de BP puede dimitir en diez semanas, según la prensa

El consejero delegado de BP, Tony Hayward. EFE/Archivotelecinco.es
El consejero delegado de la petrolera BP, Tony Hayward, puede dimitir en unas diez semanas para que la compañía pueda superar la crisis por el derrame de crudo en el golfo de México, revela hoy el periódico británico "The Times".
Fuentes de BP dijeron al diario que se espera que Hayward, de 53 años, anuncie su partida a finales de agosto o en septiembre y su marcha coincidiría con una nueva estrategia de la empresa, que busca restablecer su reputación y evitar una oferta de adquisición.
Las mismas fuentes resaltaron que tiene sentido que Hayward deje su puesto a fin de que BP pueda defenderse de una eventual amenaza de compra por parte de ExxonMobil o Royal Dutch Shell.
"Tienen que hacer algo dramático para proteger a la compañía, y su credibilidad ahora está cercana al cero", dijo la fuente en referencia a la situación en la que está el consejero delegado.
Según el matutino, Robert Dudley, ejecutivo estadounidense, es visto como posible sustituto de Hayward.
Además, "The Times" informa de que hay interrogantes sobre la suerte del presidente de BP, Carl-Henric Svanberg, quien asumió su actual puesto el pasado 1 de enero.
En los últimos meses las acciones de BP han perdido valor a raíz del vertido en el golfo de México tras la explosión en la plataforma Deepwater Horizon, de la petrolera, el pasado 20 de abril.
En junio los títulos de la empresa llegaron a colocarse en el nivel más bajo desde agosto de 1996.
El pasado día 12, BP informó de que el coste que le supone el vertido es de 3.500 millones de dólares (2.779 millones de euros).
Según BP, unas 46.000 personas y unos 6.400 barcos han participado en las labores de limpieza tras la explosión y el hundimiento de la plataforma Deepwater Horizon.
BP insiste en que es una compañía fuerte y puede afrontar la crisis, gracias a la generación de efectivo y las facilidades bancarias.