Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los consejeros de NCG Banco ganaron 896.000 euros en 2013 y los altos directivos 2,1 millones

Los consejeros de NCG Banco ganaron 896.000 euros en 2013, lo que supone un descenso del 10,4% en relación a la retribución total de 2012, mientras que los miembros de la alta dirección cobraron en total 2,1 millones de euros, según el informe anual de gobierno corporativo del banco remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
En general, NCG Banco se gastó el año pasado 76.000 euros menos respecto al ejercicio anterior en las retribuciones de sus consejeros y altos directivos, sobre todo debido a la bajada en el capítulo de las dietas cobradas por los consejeros.
Así, el capítulo de dietas cobradas por los consejeros pasó de 423.000 euros en 2012 a los 296.000 euros destinados a este fin el año pasado. Este montante se repartió en 2013 entre ocho consejeros de los cuales dos, Jaime Trebolle y Carlos González Fernández, no completaron el año al presentar su renuncia por motivos personales.
Del montante total de 896.000 euros destinados a la remuneración de los consejeros o miembros del órgano de administración de NCG hay que tener en cuenta que el entonces presidente, José María Castellano, y el consejero delegado, César González-Bueno, tuvieron limitadas sus retribuciones a 300.000 euros por decisión del Ministerio de Economía. Ninguno de los dos ejecutivos cobró dietas por asistir a consejos del banco o a los de empresas participadas.
En relación a los miembros de la alta dirección, un total de 11 ejecutivos percibieron 2.147.000 euros, de los cuales tres abandonaron la entidad antes de finalizar el ejercicio. De esta forma, descendió la media de lo cobrado por los altos directivos respecto al año anterior, cuando cada ejecutivo se embolsó una media superior a los 235.000 euros.