Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El consorcio de Sacyr y el Canal de Panamá tienen una semana para acordar y garantizar la obra

El Grupo Unidos por el Canal, liderado por Sacyr y encargado de las obras de ampliación del Canal de Panamá, y la Autoridad que gestiona esta infraestructura cuentan aún con una semana para buscar una solución negociada a la falta de liquidez que sufre el proyecto y evitar así la suspensión de los trabajos.
El pasado 1 de enero el consorcio de empresas que ejecuta la obra advirtió de que suspenderá los trabajos el próximo 20 de enero en caso de que la Autoridad del Canal (ACP) no solvente los problemas de liquidez que padece y les reconozca los sobrecostes que aseguran acumula la obra, que estiman en unos 1.200 millones de euros.
Tras la mediación de la ministra de Fomento, Ana Pastor, y del presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, las constructoras y la Autoridad del Canal emprendieron el pasado partes una negociación que aún sigue abierta con el fin de lograr un acuerdo que garantice la culminación del proyecto.
Hasta el momento, la eventual solución al conflicto pasa por que ambas partes efectúen una aportación de fondos conjunta. No obstante, discrepan sobre las cantidades a desembolsar.
La Autoridad del Canal propone contribuir con 100 millones de dólares (unos 73 millones de euros) y que el consorcio realice una aportación similar. Además, está dispuesta a dar más tiempo a las constructoras para que devuelvan los anticipos concedidos con anterioridad.
De su lado, el consorcio solicita de la ACP un anticipo de 400 millones de dólares (293 millones de euros), si bien uno de los socios del grupo, la constructora italiana Salini Impregilo, ha planteado a título individual dos alternativas para solventar el bloqueo del proyecto.
Por un lado, solicita a la Autoridad que adelante los 1.000 millones de dólares (unos 735 millones de euros) que estima necesarios para garantizar la culminación del proyecto, o bien que anticipe 500 millones (unos 367 millones) en tanto se resuelven las reclamaciones por sobrecostes cursadas por el consorcio.
Las dos partes coinciden, no obstante, en cursar las demandas por sobrecostes a través de las instancias arbitrales previstas en el contrato y en su voluntad de seguir negociando.
REUNIÓN CON LA ASEGURADORA.
Pese a ello, la ACP ya ha manifestado su capacidad para asumir la ejecución del proyecto al margen del actual consorcio adjudicatario, que está asegurado por la firma Zurich, y cuenta con un contra aval por parte del Estado español a través de la sociedad pública Cesce. De hecho, mañana lunes la Autoridad mantiene una reunión con la aseguradora.
El consorcio integrado por Sacyr, la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña Cusa se adjudicó en julio de 2009 y por 2.300 millones de euros la que está considerada como la mayor obra de ingeniería civil de la historia, la construcción de un nuevo juego de esclusas en el Canal de Panamá.
Esta obra presenta un grado de ejecución próximo al 70% y su ejecución está actualmente previsto que culmine en el primer semestre de 2015, frente a la fecha de agosto de 2014 inicialmente fijada.