Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los constructores piden 44.000 millones de inversión en obra pública hasta 2012

Un trabajador de la construcción intenta asegurarse con su arnés en una obra. EFE/Archivotelecinco.es
El presidente de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), Juan Lazcano, reclamó al Gobierno y a las comunidades autónomas una inversión mínima en infraestructuras de 44.000 millones de euros hasta 2012 en el marco de un plan específico para dinamizar la actividad constructora.
En una entrevista con EFE, Lazcano dijo que "con voluntad política y un esfuerzo presupuestario" se puede articular un plan que permita mantener el ritmo inversor que en los últimos años se nutrió de los fondos europeos.
Según explicó, la pérdida de dichos fondos requeriría durante los próximos cuatro años un importe mínimo para obras públicas de 22.000 millones de euros por parte del Gobierno central y una cantidad similar por parte de las Comunidades Autónomas, una inversión en la que las constructoras están dispuestas a implicarse arriesgando su capital.
A este respecto, la CNC está ultimando un documento que tiene previsto presentar al Gobierno próximamente con sus propuestas para poner en marcha dicha inversión a través de la colaboración público-privada para desarrollar proyectos que ya están aprobados pero que no salen adelante por falta de financiación.
Para proyectos con carácter inmediato, la patronal aboga por el adelanto de anualidades en el caso de contratos que ya están en marcha y por el "método alemán" o de pago aplazado para nuevos contratos, de tal forma que las constructoras adelantarían el dinero para la ejecución de la obra que después cobrarían a plazos de la administración.
Para las licitaciones que se realicen en 2010 y 2011, la CNC apuesta por el método del peaje en sombra, por el que la empresa adjudicataria paga la construcción de la infraestructura, mientras la administración desembolsa una cantidad por su uso.
Lazcano defiende la recuperación de la figura del crédito participativo, por la que el Estado financia a bajo interés a la empresa que va a realizar la obra, lo que cuenta con la ventaja de que no computa como déficit público, ya que es un dinero que se devuelve.
En cuanto a la necesidad de cambiar el modelo productivo, dejando de la lado la construcción, el presidente de la CNC recordó que "se está despreciando el impacto que la construcción tiene en muchos sectores, creando una demanda agregada del 5,5 por ciento del PIB".
A su juicio, "es erróneo decir que el futuro está en apoyar unos sectores en perjuicio de otros", como la construcción que, si no es apoyada, se estará "perdiendo el desarrollo de los últimos años, producido alrededor de una demanda que no ha sido inventada".
De cara a la situación inmobiliaria, Lazcano explicó que los promotores "ya han rebajado los precios hasta el límite" aunque podrían quedar un último ajuste que estaría en manos de las entidades financieras, que podrían hacer una última rebaja con los inmuebles que tienen en su haber.
"Este año no se van a iniciar más de 150.000 viviendas", aseguró, al tiempo que pronosticó que no se llegará a la "velocidad de crucero" de 350.000-400.000 viviendas hasta 2012.
Lazcano valoró el nuevo Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012 (PEV+R), pero explicó que necesita medidas fiscales de acompañamiento que favorezcan a promotores, como el IVA reducido para la rehabilitación y para el alquiler con opción a compra.
El PEVR apuesta de forma decidida por la vivienda protegida, que "puede encontrarse con dificultades financieras" a la hora de la subrogación de los compradores a la hipoteca del promotor, porque las entidades conocen las condiciones económicas de este tipo de demandantes.
Asimismo abogó por la compra del stock de vivienda libre por parte de las administraciones para hacer un parque público en alquiler, iniciativa que ha sido rechazada en varias ocasiones por parte del Gobierno.
Lazcano apuntó que "esta propuesta no se entendió bien, porque no era un concepto disparatado" y habría servido para dar salida a la vivienda libre, que "tiene detrás una actividad promotora que genera un tejido productivo que hay que defender".