Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 72% de los consumidores españoles se fija en la información nutricional del etiquetado, según un estudio de HISPACOOP

El 72% de los responsables de compra asegura fijarse en la información nutricional que contienen los etiquetados antes de comprar los alimentos, según el 'Estudio del comportamiento del consumidor sobre la información alimentaria' elaborado por la Confederación Española de Cooperativas de Consumidores y Usuarios (HISPACOOP) para conocer el nivel de conocimiento de los cambios realizados en la normativa aplicable a todos los alimentos destinados al consumidor.
Según el estudio, el 32% de los encuestados considera que los datos más relevantes son aquellos que tienen que ver con las grasas saturadas; el 23%, el valor energético (las calorías); el 15%, las grasas trans; y el 11%, los azúcares. Además, el informe refleja que, aunque en menor medida, también se mencionan otros elementos como la sal (o el sodio), las grasas monoinsaturadas o poliinsaturadas, vitaminas, proteínas, otros hidratos de carbono como los polialcoholes o el almidón, fibra alimentaria, los minerales y otros.
En este sentido, dos de cada tres encuestados cree que expresar la información nutricional en 100 gramos o 100 miligramos ayuda a entender dicha información. Entre quienes opinan lo contrario, se encuentran en mayor medida los mayores de 65 años.
Asimismo, la información nutricional también puede venir expresada en porcentajes de ingesta de referencia (IR), ya sea por 100 gramos o 100 miligramos o por proporción o unidad de consumo. La mitad de los encuestados que leen la información nutricional se fijan en estas proporciones. De nuevo son los mayores de 65 años quienes lo hacen en menor medida).
Sobre el origen del producto, un 68% de los responsables de compra se fijan en este dato y, de ellos, casi nueve de cada diez escogen productos producidos en su región o país frente a otros. Así, los encuestados destacan los tipos de alimentos que, a su juicio, deberían llevar este dato en su etiquetado: la carne de vacuno, porcino, caprino y otros (el 90% así lo cree), el pescado (el 84%), las aves de corral y la leche (el 76%, respectivamente), y la miel y la leche utilizada como ingrediente en productos lácteos (en torno al 59%, en ambos grupos de alimentos). Solo un 3% señaló las frutas y las verduras.
Por otra parte, en relación con los alérgenos, el informe revela que nueve de cada diez encuestados afirman que debería indicarse de una manera más clara la existencia de ingredientes que pueden causar alguna alergia o intolerancia. En concreto, un 67% de ellos afirman saber que en todos los alimentos es obligatorio informar sobre la existencia de este tipo de ingredientes, frente a un 32% de las personas consultadas, que reconocieron no saberlo.
Además, el 63% de los encuestados que habitualmente se fijan en el etiquetado de los alimentos no ha notado cambios en este canal de información en los últimos 6 meses, mientras que el 36% sí los ha percibido. Estos últimos identifican modificaciones en los ingredientes que causan alergias o intolerancias (un 17% lo ha percibido) y en la claridad de la información nutricional y el origen de vegetal de los aceites y grasas vegetales (un 10%, respectivamente).
El 'Estudio del comportamiento del consumidor sobre la información alimentaria' incluye las respuestas de un total de 1.511 entrevistados, responsables de compras del hogar en España. Las encuestas han sido realizadas entre octubre y noviembre de 2015 y, de ellas, 1.000 han sido telefónicas y 511 se han obtenido a través de www.consumer.es. La muestra total se ha distribuido por sexo, edad (mayores de 16 años), hábitat y comunidad autónoma (las 17 y las 2 ciudades autónomas).