Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El consumo vuelve a negativo y frena el crecimiento en el segundo trimestre

La contracción del consumo ralentizó el crecimiento de la economía en el segundo trimestre. Foto: EFE.telecinco.es
La contracción del consumo de los hogares tras un año en positivo ralentizó dos décimas el crecimiento de la economía española en el segundo trimestre del año. En este periodo la economía cayó hasta el 0,2% en tasa intertrimestral, frente al 0,4% que creció en el primer trimestre de 2011, tal y como ha informado el Instituto Nacional de Estadística (INE).
Estos datos confirman los avanzados por el organismo estadístico el pasado 16 de agosto, aunque el INE ha aprovechado para revisar al alza las cifras del primer trimestre, de forma que la economía creció un 0,4% en tasa intertrimestral entre enero y marzo, frente al 0,3% que se había planteado inicialmente, y un 0,9% en tasa interanual, frente al 0,8%.
Con este crecimiento en el segundo trimestre, el PIB encadena tres trimestres en positivo y cuatro de crecimiento interanual, lejos de las tasas negativas que experimentaba hace más de un año, aunque el ritmo de recuperación se ha desacelerado.
La desaceleración del crecimiento en el segundo trimestre se explica, sobre todo, por la reducción del gasto en consumo final que cayó un 0,4% tras un año en positivo debido a la caída del 0,2% del consumo final de los hogares y la caída del 1% del consumo de las administraciones públicas.
Detrás de este "desfavorable" resultado del consumo de los hogares está el hecho de que la comparación se realiza con un periodo de 2010 en el que se alcanzó el máximo del ciclo del gasto, debido, sobre todo, al anticipo de las compras que realizaron los hogares antes del incremento de IVA que entró en vigor en julio del año pasado.
Aún así, la remuneración de los asalariados, principal recurso de los hogares para afrontar el gasto en consumo, continúa presentando un crecimiento negativo, una décima más incluso que en el trimestre precedente (del -0,4% al -0,5%).