Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La banca confía en que el juez dé 'luz verde' al convenio renovado de Pescanova tras la renuncia de Damm

La banca busca socio industrial y planea nombrar un consejero delegado
La banca atrapada en Pescanova confía en que el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Pontevedra de 'luz verde' a la propuesta de convenio de acreedores, capitaneada por las entidades financieras y en la que queda al margen el consorcio integrado por Damm y Luxempart, según informaron a Europa Press en fuentes conocedoras de la situación de la compañía.
La multinacional pesquera entregó a primera hora de este lunes el convenio renovado, que incluye finalmente las exigencias de la banca, entre ellas recuperar un tercio del pasivo de Pescanova, es decir, unos 1.000 millones de euros, frente a los 700 millones de euros que figuraba en la propuesta de Damm y Luxempart.
Una vez entregado el documento, los asesores jurídicos de la firma y de la banca acreedora (Garrigues y Freshfields) se reunirán con el magistrado Roberto Cruz, encargado del proceso concursal.
La propuesta incial de la banca acreedora (Sabadell, Popular, CaixaBank, Bankia, Novagalicia, BBVA y UBI Banca) para reflotar la compañía incluía una inyección de capital de 115 millones de euros y la capitalización de unos 2.000 millones de euros de deuda, lo que supondría una quita inferior al 70%.
De esta forma, el consorcio formado por la cervecera catalana y el fondo luxemburgés renuncia a su plan de viabilidad para la multinacional gallega en la que ya no jugará el papel de socio industrial.
La marcha de Damm y la eventual entrada de nuevo capital podría conllevar su salida del consejo de Pescanova, en el que está representada por José Carceller, e incluso la remodelación del consejo de administración al completo.
Así, la banca tomará las riendas de la pesquera para darle continuidad de la mano de un socio industrial, para lo que se encuentra inmersa en negociaciones, o con el nombramiento de un consejero delegado, entre los que se barajan nombres como el del administrador concursal Senén Touza, cargo que podría asumir una vez levantado el concurso.
El Juzgado de lo Mercantil número 1 de Pontevedra dictó el lunes de Semana Santa una providencia en la que acordó ampliar hasta el 29 de abril el plazo para adherirse al convenio de acreedores de la pesquera con el fin de que las partes pudieran alcanzar un acuerdo para la viabilidad de la compañía.
El magistrado Roberto Cruz advirtió de que el plazo se amplía "en exclusiva atención a facilitar a los acreedores la posibilidad de decidir y emitir su voto sobre la única propuesta de convenio admitida a trámite". A ese respecto, el titular de la sala mercantil número 1 de Pontevedra subrayó que precisamente el hecho de que solo se haya admitido a trámite una propuesta supone la "terminante invariabilidad de ésta".