Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La crisis aprieta en las procesiones de Semana Santa

Las cosas no están como para comprar trajes nuevos. Este año las familias reciclan las túnicas de las procesiones anteriores, un par de apaños y para adelante, a ver si dura unos añitos más. Además, hay que escatimar gastos en todo lo que se pueda, por eso, los más devotos cambiarán  los balcones por la silla en la calle.
Es un año complicado en todas las casas, y el gasto que supone prepararse para Semana Santa no es fácil de soportar. Por eso, la mayoría de las familias han preferido hacer unos cuantos arreglos a los trajes y utilizarlos de nuevo. Y es que la crisis también está haciendo mella en la Semana Santa de Sevilla.
Pero no sólo eso, sino que los balcones que se alquilan tradicionalmente para contemplar el paso de las procesiones han tenido menos solicitudes que en ocasiones anteriores. Muchos de los devotos tendrán que conformarse con verlo desde la televisión de casa, puesto que no todos los bolsillos pueden aguantar unos días de fiesta. Además, las familias cuyos miembros participan en los actos religiosos están conteniendo gastos desde hace meses debido a las dificultades económicas que atraviesa el país.
Los apaños para las túnicas parecen cosa de chinos, desde alargarlas para los más pequeños que crecen cada año, hasta pequeños recortes y arreglar desperfectos. Todo por no tener que comprar un traje nuevo, ya que su precio supera los 100 euros.
Sin embargo, lo que sí han aumentado son las solicitudes por las sillas colocadas en la carrera oficial de las procesiones. Resulta más económico que alquilar un balcón y cada año aumenta el número de personas que se decide por esta opción. El año pasado costaba 80 euros, aunque este año el precio ha subido y se está pagando 101,55 euros.