Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La crisis hizo que las familias ahorrasen más del doble entre enero y marzo

En la imagen, una mujer saca dinero de un cajero automático. EFE/Archivotelecinco.es
La crisis económica hizo que las familias y hogares españoles ahorraran en el primer trimestre del 2009 más del doble de lo que lo hicieron un año antes, hasta una tasa del 7,9%, y que según los expertos es reflejo de la contracción del consumo privado y de la inversión.
Según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la renta disponible de los hogares se estimó hasta el mes de marzo, en términos absoluto, en 167.642 millones de euros, lo que supuso un aumento interanual del 1,5%, 2.509 millones de euros más que hace un año.
Varios expertos consultados por EFE consideraron que el repunte de la tasa de ahorro continuará al alza en los próximos trimestres y cerrará el año con una tasa superior al 16%, que podría aumentar hasta el 17% en 2010, para posteriormente estabilizarse.
La analista de la Fundación de Cajas de Ahorro (FUNCAS) María Jesús Fernández señaló que la "fuerte" recuperación de la tasa de ahorro de los hogares está siendo "muy rápida e intensa" y es "la otra cara de la moneda" de la fuerte contracción del consumo aunque estimó que es un mecanismo "normal" en tiempos de recesión.
Fernández pronosticó que una tasa de ahorro cercana al 16,8% a cierre de 2009 y del 17% en 2010, debido a que la caída de la actividad continuará frenando la inversión privada y el gasto de los hogares.
El INE señala que en cuanto a la utilización de la renta disponible el consumo final de los hogares cayó el 3,6% hasta marzo, lo que hizo que el ahorro alcanzase los 13.310 millones de euros, 8.117 millones más que en el mismo período de 2008.
Por otra parte, el experto de Analistas Financieros Internacionales (AFI) Carlos Maravall consideró que el "significativo" repunte de la tasa de ahorro pone de manifiesto que la "notable caída" del consumo privado en el primer trimestre del año no es sólo fruto del deterioro de la situación de las familias, sino también de sus "malas expectativas de mejora".
Consideró que en 2009 y 2010 esta tasa se mantendrá en torno al 16% y señaló que el aumento del ahorro privado ha conseguido "suplir" la necesidad de financiación que tienen las administraciones públicas, cuya renta disponible cayó el 18,7%, debido a la disminución de los impuestos netos recibidos (11,6%), al aumento de las cotizaciones (17,8%) y a las rentas de la propiedad pagadas (32,7%).
La analista de Caja Madrid Nuria Bustamante señaló a EFE que el aumento de la tasa de ahorro es la "corrección" al exceso de endeudamiento que habían tenido los hogares e instituciones y refleja el proceso de desapalancamiento del sector privado que está teniendo la economía española y que "seguirá ascendiendo".
Así, previó que el repunte del ahorro continúe en los próximos trimestres y cierre el año en torno al 16% de la renta bruta disponible para alcanzar el 17% en 2010.
Por otra parte, desde Intermoney, José Carlos Díez, destacó que el dato del primer trimestre es "muy malo", ya que el ahorro, si bien es cierto que es una virtud, "tanto, deja de serlo" y señaló que esta tasa es consecuencia de que "los ciudadanos no adquieren ni bienes duraderos ni corrientes".
En su opinión, en lo queda de año la tasa continuará subiendo pero con menos intensidad, ya que espera que los españoles empiecen a "perder el miedo y consuman", mientras que para el próximo año prevé que se mantenga estable.
Gregorio Izquierdo, del Instituto de Estudios Económicos (IEE) consideró, en cambio, que la mejora de la tasa es una buena noticia porque es una condición necesaria para la corrección de los desequilibrios, aunque apuntó como inconveniente que también se debe a una caída de la renta, que ha contribuido a un desplome del consumo.
Para el resto del año, cree que la tendencia es que seguirá aumentando, aunque no a un ritmo tan alto como hasta ahora, y que progresivamente se irá estabilizando.