Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La crisis hace caer los ingresos del Estado un 9,4 por ciento en los dos primeros meses

La crisis económica ha provocado que los ingresos del Estado en los dos primeros meses del año cayeran el 9,4 por ciento.
Según los datos facilitados en el Congreso por el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, en los dos primeros meses del año, el Estado registró un superávit de contabilidad nacional de 5.325 millones de euros, equivalente al 0,49 por ciento del PIB.
En términos de caja -que computa los ingresos y pagos cuando se efectúan, y no cuando se comprometen- el Estado tuvo en los dos primeros meses un déficit de 70 millones de euros, frente al superávit de 3.831 millones obtenido en el mismo periodo de 2008.
Ocaña explicó en el Congreso que la ejecución presupuestaria de los dos primeros meses del año es "muy poco significativa", ya que los gastos del Estado se producen a lo largo de todo el Ejercicio y se concentran en los últimos meses del año, por lo que cualquier conclusión sobre estos datos "es precipitada".
El superávit de los dos primeros meses se debió a unos ingresos del Estado de 28.349 millones de euros, el citado 9,4 por ciento menos, frente a unos gastos de 23.024 millones -el 3,3 por ciento más que un año antes-.
Los ingresos que el Estado obtuvo a través de impuestos cayeron el 10,9 por ciento en los dos primeros meses, aunque en esta bajada incide también el calendario de vencimiento de los intereses de la deuda pública, cuyo efecto finalizará en marzo y se espera que el dato mejore.
En enero y febrero, la recaudación por IRPF disminuyó el 10 por ciento debido por una parte a la debilidad del mercado laboral, aunque la causa principal es la deducción de 400 euros.
Según el Ministerio, si se descontase dicha deducción la reducción de los ingresos por las retenciones de las rentas del trabajo sería de sólo el 2,2 por ciento.
Sí subieron los ingresos obtenidos por el Impuesto que grava a las empresas, el de Sociedades, cuya recaudación se elevó el 7,3 por ciento, aunque este dato tampoco es significativo para Economía porque habrá que esperar al pago fraccionado del mes de abril.
Los impuestos indirectos también han registrado caídas en su recaudación: el Estado obtuvo por ellos el 16,3 por ciento menos que en los dos primeros meses de 2008 y la recaudación del conjunto de las administraciones para este tipo de tributos fue un 14,4 por ciento menor.
Los ingresos por el IVA cayeron el 16,7 por ciento en total, el 17,8 por ciento en la recaudación del Estado, debido, según Ocaña, a los mayores aplazamientos solicitados y a la disminución de los ingresos brutos de las empresas.
También cayó la recaudación de los impuestos especiales, concretamente los del alcohol y bebidas derivadas, cuyos ingresos disminuyeron el 27,4 por ciento en el caso del Estado y el 20,6 por ciento en el conjunto de las administraciones.
El Estado obtuvo un 8,8 por ciento menos por el impuesto que grava el tabaco.
En términos de PIB, la recaudación de los ingresos del Estado representa el 2,62 por ciento, frente al 2,89 por ciento del PIB en el mismo periodo del pasado ejercicio.
La recaudación neta del conjunto de las administraciones se redujo un 6,1 por ciento en los dos primeros meses.
En cuanto a los gastos del Estado, que subieron el 3,3 por ciento hasta los 28.726 millones, la mayor parte de éstos, 23.477 millones, se debieron a operaciones corrientes, mientras que 5.249 millones correspondieron a operaciones de capital.
Las transferencias corrientes del Estado aumentaron el 1,3 por ciento, hasta los 13.795 millones, y de esta cantidad el montante mayor lo recibieron las comunidades autónomas, con 5.847 millones.
Las inversiones reales en los dos primeros meses alcanzaron los 2.131 millones, el 2,3 por ciento más que un año antes, y el Ministerio más inversor fue el de Fomento (895 millones).