Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los hijos 'críticos' de Alvarez piden nombrar un consejero delegado en Eulen, aunque su hermana siga al frente

Una vez definida la herencia de su padre, podrían alcanzar el 51% de Eulen
Los cinco hijos 'críticos' del presidente y fundador de Eulen, David Álvarez, han planteado nombrar un consejero delegado en Eulen, aunque su hermana María José Alvarez siga como presidenta, así como la creación de un consejo de administración integrado por consejeros independientes, del que no formarían parte.
Así lo han señalado a Europa Press en fuentes cercanas a la familia, que han dejado claro que el objetivo de los hijos 'díscolos' del empresario, cinco de los siete que tenía -Marta, Elvira, Juan Carlos, Emilio y Pablo- "no pretenden echar" a su hermana María José, sino "apartar la batalla familiar de la gestión diaria de la compañía".
Para ello, además de la creación de un órgano de dirección de la compañía con consejeros independientes e incluso presidido por María José Alvarez, la intención de los hijos 'rebeldes' de Alvarez es profesionalizar los órganos de gobierno y nombrar a un consejero delegado "joven, de unos 40 años, que empiece a hacer cosas diferentes".
La semana pasada, Eulen celebró su primera junta de accionistas tras la muerte del patriarca el pasado mes de noviembre a los 88 años de edad, en la que los cinco hijos 'críticos' del fundador de Eulen exigieron una gestión profesional en la compañía tras no entrar en el consejo de administración al no aprobarse ningún punto del orden del día de la junta.
La presidenta y administradora única de Eulen, que no asistió a la junta, controla el 57,567% de la compañía a través de Daval Control, que constituyó junto a su padre antes de morir éste, mientras que otro 2,664% de las acciones se hallan en autocartera y sin derecho de voto y el resto, casi un 40%, está en manos de El Enebro, la sociedad patrimonial de la familia Alvarez perteneciente a los hijos 'díscolos' del empresario y matriz de Vega Sicilia.
No obstante, las mismas fuentes han indicado que una vez resuelta la herencia del fundador de Eulen, lo que podría ocurrir en un año, los cinco hijos 'rebeldes' podrían pasar a controlar el 51% de Eulen de forma directa e indirecta y su hermana María José, el 49%, ya que los cambios podrían afectar a Daval Control.
Dicha sociedad pertenecía en un 93,14% a David Álvarez y el resto a su hija María José, a quien designó, salvadas las legítimas, heredera universal.
La compañía, con más de 85.000 empleados y una facturación de unos 1.300 millones de euros, suprimió por primera vez el dividendo el año pasado con cargo a los resultados de 2014 después de 12 años.
SIETE AÑOS DE BATALLA JUDICIAL.
El Enebro cuenta, entre sus activos más importantes, con las bodegas del Grupo Vega Sicilia. Precisamente, las discrepancias con los cinco hijos 'rebeldes' sobre la gestión de Eulen y Vega Sicilia ha sido uno de las causas de la guerra interna en la que ha estado inmersa la familia durante los últimos años, con una batalla judicial que se inició en 2010 y que parece no haber finalizado tras la muerte del empresario.
De hecho, María José Alvarez, está apartada, por voluntad de sus hermanos, de la gestión de El Enebro, titular de Bodegas Vega Sicilia, controlada ahora por un administrador único, la sociedad Mezqual Limited, constituida en Londres por los hijos 'díscolos' de David Alvarez.
Tras adquirir el paquete accionarial (13,7%) de Jesús David Alvarez, un hijo alineado con el padre, los cinco hijos 'díscolos' alcanzaron al menos el 80% de las acciones y por tanto de los derechos políticos de dicha empresa, al tiempo que su hermana ostenta el 16% y el 4% corresponde a la herencia de su padre.
Las mismas fuentes han indicado a Europa Press que la creación de esta compañía en Londres "no es una reacción contra nadie" y tampoco se ha hecho por motivos fiscales, sino por dar estabilidad al grupo y teniendo en cuenta que Londres es el centro mundial de la distribución del vino y un importante centro financiero.