Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El crudo de Texas baja un 0,88% y cierra a 72,04 dólares por barril

Los contratos de gasolina para entrega en julio cedieron dos centavos y terminaron a un precio de 2,04 dólares el galón (3,78 litros). EFE/Archivotelecinco.es
El precio del barril de crudo de Texas bajó hoy un 0,88% y cerró a 72,04 dólares, con lo que puso fin a tres jornadas consecutivas de avances que le habían permitido marcar nuevos máximos en lo que va de año.
Al concluir la sesión en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en julio restaron 64 centavos al precio de la jornada anterior, aunque se han encarecido 3,6 dólares o un 5,26% en la semana.
Los contratos de gasolina para entrega en julio cedieron dos centavos y terminaron a un precio de 2,04 dólares el galón (3,78 litros).
Los contratos de gasóleo de calefacción para ese mismo mes también perdieron dos centavos y cerraron a 1,83 dólares/galón.
En el caso del gas natural, los contratos para julio rebajaron ocho centavos al precio que tenían el jueves y cerraron a 3,85 dólares por mil pies cúbicos.
En una jornada en la que Wall Street se movía con frecuencia entre el terreno negativo y el positivo, el precio del crudo de Texas interrumpió la tendencia alcista que mantuvo durante buena parte de la semana y que le llevó el jueves a finalizar la sesión a 72,68 dólares, el valor más alto desde el pasado 20 de octubre.
El retroceso del petróleo en esta última sesión de la semana coincidió con un fortalecimiento del dólar, que es la moneda en la que se negocian el crudo y otras materias primas, y cuyas compras resultan más caras cuando se utilizan divisas debilitadas frente al "billete verde".
La jornada, además, estuvo marcada por la fría reacción de los inversores en el mercado bursátil a algunos datos de la Universidad de Michigan, que apuntaban a una discreta mejoría de la confianza de los consumidores en Estados Unidos.
El barril de crudo se ha revalorizado en numerosas sesiones anteriores en las que se percibió en Wall Street mayor optimismo respecto de una pronta mejoría de la situación económica en EE.UU., lo que tiende a alentar expectativas de un alza en la demanda de crudo y de combustibles.