Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El debilitamiento de la recuperación puede forzar al BCE a intervenir, según Bank of América

La fragilidad de la recuperación de la zona euro puede empujar al Banco Central Europeo (BCE) a intervenir de nuevo para tratar de reactivar la economía de la región, que en el segundo trimestre del año registró un crecimiento nulo, lastrada por la contracción del PIB alemán y el estancamiento de Francia, según señala Bank of America Merrill Lynch (BofAML) "Aunque nuestra expectativa es que los datos forzarán al BCE a hacer más, nos tememos que puede resultar demasiado poco y demasiado tarde", señalan los analistas de la entidad, que podrían revisar en una o dos décimas a la baja sus expextativas de crecimiento para el bloque del euro.
La fragilidad de la recuperación de la zona euro puede empujar al Banco Central Europeo (BCE) a intervenir de nuevo para tratar de reactivar la economía de la región, que en el segundo trimestre del año registró un crecimiento nulo, lastrada por la contracción del PIB alemán y el estancamiento de Francia, según señala Bank of America Merrill Lynch (BofAML)
"Aunque nuestra expectativa es que los datos forzarán al BCE a hacer más, nos tememos que puede resultar demasiado poco y demasiado tarde", señalan los analistas de la entidad, que podrían revisar en una o dos décimas a la baja sus expextativas de crecimiento para el bloque del euro.
La entidad apunta, sin embargo, que aún faltan muchas cuestiones por resolver, puesto que, si bien el BCE ha afirmado que existe consenso para recurrir a medidas no convencionales, "no está claro sobre si también hay consenso sobre qué podría desencadenar esta actuación y sobre si esta sería suficientemente ambiciosa".
Por otro lado, BofAML señala que sin la presión del mercado "es poco probable que se acelere la puesta en marcha de reformas" y añade que, a corto plazo, estas no ofrecerán mucho crecimiento.
LA RECUPERACIÓN NO ESTÁ ENCAMINADA.
En cuanto a las últimas cifras de crecimiento de la eurozona, los analistas de BofAML subraya que "la recuperación no está encaminada" y añaden que son el reflejo del hecho de que la demanda interna sea la única fuente de crecimiento ante el debilitamiento de la demanda global.
No obstante, la entidad confía en que se produzca un repunte de la actividad en la segunda mitad del año, aunque admite que esta vuelta al crecimiento podría ser "más débil" de lo esperado inicialmente.
De este modo, BofAML prevé que el PIB de la zona euro crezca un 1% este año y un 1,5% el que viene. En términos trimestrales, tras el parón del segundo trimestre, la entidad espera que la zona euro crezca un 0,3% en el tercer y el cuarto trimestre, mientras que en 2015 crecerá a un ritmo del 0,4% trimestral.
En el caso de España, el banco mantiene su expectativa de una expansión del 1,3% en 2014 y del 1,8% en 2015.