Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las descargas ilegales se comen el top-manta que cae un 50 por ciento en 2009

El subdirector general de la Propiedad Intelectual del Ministerio de Cultura, Carlos Guervós (i), el el agente de la Guardia Civil Antonio Rodríguez Coronel (2i), la directora general de la Secretaría de Estado de Seguridad, Victoria Sánchez (c), el director general de la Oficina de Patentes y Marcas, Alberto Casado (2d), y el comisario de la Policía Judicial, Vicente Banítez (d), durante la presentación hoy del balance de la lucha policial contra los delitos contra la propiedad industrial e intelectual durante el año 2009. EFEtelecinco.es
Las descargas ilegales por Internet acapararon el año pasado el pirateo audiovisual en España e hicieron caer a la mitad las incautaciones de los CD y DVD que se venden en el top-manta callejero.
Es una de las conclusiones del balance de la lucha contra la piratería industrial e intelectual correspondiente al año 2009 elaborado por los ministerios del Interior, Industria, Turismo y Comercio y Cultura.
Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado intervinieron el año pasado más de 5 millones de artículos falsificados o pirateados valorados en 438 millones de euros -un 13 por ciento más que en 2008-, en unas operaciones en las que fueron detenidas 5.131 personas.
De esos 438 millones de euros defraudados, el 95 por ciento corresponde a daños a la propiedad industrial mientras que el valor de los objetos relacionados con la propiedad intelectual apenas suma los 20 millones de euros -un 16 por ciento menos que en 2008-, ya que el balance tampoco contabiliza lo defraudado en las descargas ilegales en Internet.
Del total de operaciones desarrolladas por la Policía y la Guardia Civil, el 56 por ciento fueron por delitos contra la propiedad intelectual, en su mayoría pirateo audiovisual, y el resto contra la propiedad industrial, como falsificación de ropa, complementos, cosmética, joyas o juguetes.