Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La desgravación fiscal de BP por el derrame en el Golfo indigna a los laboristas

Un miembro de seguridad vigila la sede de la compañía petrolera British Petroleum en Londres, Reino Unido. EFE/Archivotelecinco.es
El plan de la petrolera BP de lograr una importante desgravación fiscal por los costos del derrame en el Golfo de México ha provocado indignación entre los diputados laboristas del Parlamento británico.
El diputado laborista John McDonnell dijo a "The Times" que preguntará al ministro de Hacienda, John Osborne, qué subvenciones fiscales va a recibir BP y qué justifica el que una empresa privada sea rescatada así por el erario público.
De acuerdo con las leyes británicas y de EEUU, BP tiene derecho a reclamar una desgravación fiscal por prácticamente todo el costo del desastre ecológico causado en aguas del Golfo.
Según Richard Murphy, contable de la organización Tax Research UK, el actual sistema "es extraordinariamente generoso" con BP, ya que de hecho van a ser los contribuyentes quienes la rescaten por algo de lo que sólo la empresa es responsable.
El también diputado laborista Jim McGovern ha expresado también su preocupación por el hecho de que vayan a ser los contribuyentes británicos quienes carguen con parte de la responsabilidad por lo ocurrido.
"La imprudencia de BP ha causado un daño inimaginable al Golfo de México y a las vidas de millones de personas que viven en sus costas, y ahora amenazan con aumentar aún más la ya pesada carga del contribuyente británico", criticó McGovern, quien instó al Gobierno de Londres a evitar que ello ocurra.
BP pagó el año pasado 8.400 millones de dólares de impuestos en todo el mundo por los beneficios obtenidos, de ellos unos 1.420 en el Reino Unido y una cantidad similar en Estados Unidos.
Según el Financial Times, BP podría terminar pagando unos 10.000 millones de dólares menos en concepto de impuestos en los próximos cuatro años debido a los costes en los que ha incurrido por el derrame del Golfo.
El dinero que BP dedique a clausurar el pozo, a la limpieza del petróleo vertido y a compensar a los damnificados por la catástrofe podrá descontarlo de los impuestos, según los contables de la compañía.
Únicamente las sanciones que puedan imponerle las autoridades estadounidenses por el vertido no serán desgravables.
La compañía tendrá que hacer frente a importantes obligaciones, que los analistas estiman que podría llegar a 50.000 millones de dólares, dice el periódico.
Pero si BP logra cerrar finalmente el pozo para agosto, como espera, los expertos creen que el derrame le habrá costado unos 30.000 millones de dólares: 10.000 millones en operaciones de limpieza y el resto en daños y perjuicios a los afectados de la región.
Dada una tasa impositiva del 33 por ciento en los beneficios, la los impuestos que tendría que pagar se reducirían en unos 10.000 millones de dólares a consecuencia de la desgravación a que tendría derecho.