Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El dueño de Cartier y Montblanc gana 2.227 millones de euros, un 67% más

El grupo suizo de bienes de lujo Richemont, matriz de firmas como Cartier, Montblanc, A. Lange & Söhne o IWC, ganó 2.227 millones de euros al término de su año fiscal correspondiente al ejercicio 2015-2016, lo que supone un 67% más que el beneficio neto atribuido registrado durante el año anterior.
La cifra de negocio del gigante del lujo alcanzó en este periodo los 11.076 millones de euros, un 6% más que la facturación obtenida durante su ejercicio fiscal precedente, según informó el grupo en un comunicado.
Hasta el 31 de marzo de 2016, las ganancias netas por acción se situaron en 3,935 euros, frente a las ganancias 2,356 euros del año anterior, un 67% más.
El consejo de administración ha propuesto el pago de un dividendo de 1,70 francos (1,53 euros) por acción, frente al dividendo de 1,60 francos (1,44 euros) repartido el año previo.
La compañía achacó el incremento del beneficio a las ganancias de 639 millones de euros después de impuestos obtenidas tras la fusión de Net-a-Porter y Yoox, sociedad de la que Richemont posee el 50%, y a los tipos de cambio favorables durante el periodo.
Sin embargo, el presidente del grupo helvético, Johann Rupert, mostró su preocupación por los riesgos geopolíticos que limitaron el crecimiento de los ingresos de Richemont en la segunda mitad de su ejercicio fiscal. "El mercado europeo se tornó negativo a mitad de año, y las condiciones comerciales de Hong Kong y Macau continuaron con dificultades", comentó.
El grupo duda de que se pueda producir una mejora del entorno comercial en el corto plazo, pero afirma que están "respondiendo notablemente" ante las dificultades que presenta la industria relojera.
Para mejorar su posición global, Richemont invertirá más en joyería durante el presente ejercicio fiscal, e intentará consolidar su presencia minorista con inversiones en sus filiales para asegurar la creación de valor a largo plazo.