Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La economía británica pierde fuelle

La patronal ofrece una visión nefasta sobre el futuro inmediato de la economía británica y de su capacidad para salir de la recesión a medio plazo. Se contraerá un 3,3% en 2009 y el déficit público alcanzará el 10% del Producto Interior Bruto, según sus previsiones.
La Confederación de la Industria Británica (CBI, en sus siglas en inglés), que había pronosticado en noviembre una contracción económica del 1,7%, considera en su último pronóstico hecho público que el Estado tendrá que asumir un endeudamiento de 111.900 millones de euros superior a lo previsto para poder controlar una recesión más severa de lo esperado.
La patronal, además, pone en duda las cifras ofrecidas por el ministro de Economía, Alistair Darling, en el avance del presupuesto del ejercicio 2009-2010 acerca de que la deuda se situara en 105.000 millones de libras y asegura que la cifra será de 168.000 millones, el 11,8% del PIB.
"Hay que irse mucho tiempo atrás para encontrar un déficit tan alto como un 10% del PIB", ha afirmado Ian McCafferty, asesor jefe de economía de la CBI, quien ha recordado que "en los últimos años hemos vistos déficits en torno al 3%, una cifra que es sostenible".
Más de una año de recesión
McCafferty reconoce que las circunstancias han cambiado muy rápidamente en cuestión de meses y que ni el Gobierno británico ni los del resto de países desarrollados pudieron o supieron anticipar el calado de la recesión en el último trimestre de 2008.
Por eso se muestra convencido de que el Reino Unido debe mirar más allá de 2009 para poder pensar en la recuperación. "Dada la rápida contracción de la actividad económica general y que se mantienen las restricciones al crédito, creemos que el Reino Unido estará atascado en una profunda recesión durante todo 2009, que durará seis trimestres y que vendrá acompañada de un incremento significativo del desempleo", añadió McCafferty.
Más paro y menos consumo e inversión
La CBI espera que se superarán los 3 millones de parados en el año 2010, frente a la tasa actual de 1,97 millones de desempleados (ligeramente por encima del 6 por ciento de la población activa).
En cuanto a las empresas, que están sufriendo con intensidad la sequía crediticia, la patronal británica pronostica que el nivel de inversión caerá un 9,2% en 2009 y un 1,7% en 2010, mientras que el consumo privado se contraerá un 2,7% en 2009 y un 1,2% en 2010.
MV