Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La economía española creció un 2'8% en el primer trimestre

El organismo supervisor considera que el crecimiento intertrimestral de la economía ha sido del 0,4 por ciento, y señala que la desaceleración se constata por el menor empuje de la demanda interna, que sólo aumentó el 3 por ciento.
El Banco de España ha advertido en los primeros meses del año una menor actividad en la mayor parte de los sectores, especialmente en la construcción, donde también se ha moderado en mayor medida la inversión, que se desacelera en todos los componentes.
En cuanto a la situación de las cuentas públicas, el Banco de España espera que en los próximos meses la deducción de 400 euros en el IRPF y el impacto de la segunda fase de reducción del impuesto sobre Sociedades originen una desaceleración de los ingresos, mientras que el gasto también se acelerará tras haber sido moderado en los primeros meses del año.
El consumo crece un 2'7%
En el primer trimestre del año el consumo de los hogares sólo creció el 2,7 por ciento, cuatro décimas menos que en el anterior, en un contexto marcado por la incertidumbre económica y financiera internacional, la elevada inflación y una menor confianza de los consumidores y del comercio minorista.
Aunque la renta disponible de los hogares se está viendo afectada por el menor dinamismo en el empleo, los elevados tipos de interés y el repunte de precios, que merman su poder adquisitivo, los incrementos salariales "podrían estar compensando estos efectos negativos".
El Banco de España advierte de una mejora en la tasa de ahorro de los hogares, que cree sigue recuperándose al comienzo del año.
Constata el menor ritmo de la actividad constructora y sus efectos en el empleo, y augura un mantenimiento de la desaceleración, tanto en el sector residencial como en el resto.
En cualquier caso, valora el hecho de que la compraventa de viviendas nuevas, "más relevantes como indicador de la inversión en vivienda", haya disminuido menos que la de segunda mano.
El componente "más dinámico" de la demanda interna sigue siendo la inversión en bienes de equipo.   LA