Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La economía japonesa profundiza su recesión al contraerse un 12,7%

En comparación con el trimestre inmediatamente anterior, de julio a septiembre, la caída de la economía japonesa en el último trimestre de 2008 fue del 3,3%.
Con estos datos, la segunda economía del mundo profundiza su recesión, ya que entre abril y junio registró una contracción del 3% en su PIB, y entre julio y septiembre, del 0,4%. En todo el año 2008, la economía nipona ha caído un 0,7%, por primera vez en nueve años.
La caída de la demanda externa fue responsable del 3% de la contracción económica experimentada en el último trimestre de 2008, principalmente por la apreciación del yen y la consiguiente reducción de las exportaciones.
Por su parte, la demanda interna, que representa el 55% del PIB, se contrajo un 0,4% en el mismo periodo, acompañado por la caída de las inversiones de capital (5,3%) e inmobiliarias (5,7%).
La segunda economía mundial, que entró técnicamente en recesión el anterior trimestre, se enfrenta con estos nuevos datos a unas perspectivas más negativas que la mayoría de sus socios del grupo de los siete países más industrializados (G7),- además de Japón, Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, Canadá-.
La peor crisis de posguerra
El ministro de Economía y Política Fiscal japonés, Kaoru Yosano, ha asegurado que el país asiático atraviesa la peor crisis económica desde el fin de la II Guerra Mundial.
El titular de Economía ha defendido, además, la aprobación parlamentaria de la segunda ampliación presupuestaria para las cuentas del años fiscal 2008 que termina en abril. El legislativo prevé añadir nuevos fondos al presupuesto del ejercicio de 2008, para apoyar medidas de ayuda a los consumidores y las empresas antes del comienzo del nuevo año fiscal en mayo. EPF