Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La elegibilidad de la deuda griega marcará una reunión del BCE en la que no se esperan nuevas medidas

Las decisiones que se tomen en torno a la elegibilidad de la deuda griega supondrán el punto más interesante de la reunión de este jueves del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo después de que el Eurogrupo haya ratificado que el país heleno está cumpliendo con las exigencias del tercer rescate.
Respecto a política monetaria no se esperan nuevas acciones, ya que el presidente del BCE, Mario Draghi, ha manifestado que actualmente están centrados en la implementación de los programas vigentes y en el seguimiento de sus resultados.
En febrero de 2015 el banco central anunció que no admitía la deuda griega como colateral para que los bancos locales pudiesen acceder a su financiación, ya que la llegada de Syriza al Gobierno no garantizaba el cumplimiento de las exigencias del plan de rescate.
No obstante, el 26 de mayo el Eurogrupo decidió dar el visto bueno a la revisión del tercer rescate a Grecia, por lo que el responsable del departamento de análisis de Intermoney, Francisco Vidal, considera "muy probable" que el BCE vuelva a admitir la deuda helena como colateral.
En este sentido, el experto ha explicado que si Grecia cumple con las exigencias del plan de rescate, la máxima institución monetaria europea considerará su deuda como elegible.
"Esto es muy importante, porque los bancos griegos actualmente obtienen financiación de las líneas de liquidez de emergencia del BCE (ELA, por sus siglas en inglés) que son mucho más caras que las operaciones típicas de mercado abierto", explica Vidal.
De esta forma, se abre la puerta para que las entidades helenas puedan acceder a una financiación con un tipo de interés al 0% desde el pasado mes de marzo y abre la puerta a que el banco central compre de nuevo deuda soberana griega.
DETALLES SOBRE LA COMPRA DE DEUDA CORPORATIVA
Otro de los puntos interesantes de la reunión será conocer si la institución da más detalles sobre las fechas de las cuatro macrosubastas que llevará a cabo el BCE, conocidas como TLTRO II, y si acotan el momento de junio en el que empezarán con las compras de deuda corporativa.
"En cuanto al programa de bonos corporativos, esperamos conocer con mayor exactitud las cantidades involucradas y la distribución de las compras en términos sectoriales y geográficos", ha indicado la directora del Servicio de Estudios de Banca March, Rose Marie Boudeguer.
En este sentido, Boudeguer, ha revelado que los inversores están respondiendo "bien" ante el aumento de las emisiones de bonos que ha generado el programa de compra de deuda corporativos. "No están comprando indiscriminadamente, sino créditos que consideran fiables", añade.
Respecto al TLTRO II, Vidal ha comentado que el BCE deberá comunicar con más antelación la fecha de las subastas, ya que las entidades financieras tienen que prepararse para devolver el anterior TLTRO y suscribirse al nuevo. "No lo puedes hacer de hoy para mañana", ha apuntado.
ACTUALIZACIÓN DEL CUADRO MACROECONÓMICO
En cuanto a la actualización del cuadro macroeconómico de la zona euro, desde Intermoney consideran que el BCE podría ajustar a la baja las previsiones de inflación para 2016, desde el 0,1% anterior al 0%, "un movimiento que recogería las actuales tasas negativas del IPC en la eurozona que creemos que perdurarán hasta julio".
En esta línea se pronuncia la responsable del servicio de análisis de Banca March, quien cree "posible" que se revisen a la baja las previsiones de inflación para este año, ya que se mantiene por debajo de las previsiones del banco y se ha mantenido "relativamente inelástica" a la evolución del precio de la energía.
No obstante, desde XTB, el analista de mercados Jaime Díez, ha indicado que el consenso de analistas espera que se mantengan, o mejoren, levemente las previsiones de inflación. "Hasta ahora (las previsiones) siempre habían sido a la baja y ahora se espera que se mantengan o mejoren", ha añadido.