Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las empresas de construcción y textil, las que más tardan en cobrar sus facturas, según Cepyme

Las empresas de la construcción y del textil son las que más tardan en cobrar sus facturas, con plazos medios de 92 y 90,2 días a cierre del cuarto trimestre de 2015, cifras que se han incrementado respecto al trimestre anterior, especialmente en el caso del textil, según el Boletín de Morosidad y Financiación Empresarial, editado por Cepyme en colaboración con la Dirección General de Industria y de la Pyme.
Por el contrario, los sectores químico, de papel y artes gráficas y de distribución alimentaria son los que sufren en medida el problema de la morosidad, pues cobran sus facturas con menos de 15 días de retraso sobre el periodo legal (60 días).
En el último trimestre de 2015, el periodo medio de pago se redujo hasta los 79,7 días, frente a los 81,4 días del trimestre anterior, pero el crédito comercial en mora se elevó un 2,8%, hasta el 71,3%, según Cepyme.
Por su parte, el periodo medio de impago de las facturas denunciadas se situó en 1.069 días en el segundo semestre del año pasado, más de 140 días por encima del mínimo de 920 días registrado en 2012.
Según Cepyme, el coste financiero agregado de la morosidad que soporta el tejido productivo español sigue anclado en torno a los 1.000 millones de euros, el equivalente al 0,1% del PIB de 2015.
El Índice Sintético de Morosidad Empresarial (ISME) de Cepyme creció dos puntos en 2015, hasta situarse en 93,5 puntos, lo que supone el primer incremento de la morosidad después de tres años de descensos.
LAS MICROEMPRESAS PAGAN ANTES QUE LAS GRANDES.
Este boletín vuelve a constatar que las microempresas pagan a sus proveedores antes que las empresas de mayor tamaño. Así, el periodo medio de pago de las microempresas alcanza los 74,8 días, frente a los 80,4 días de las pequeñas empresas y los 82,2 días de las medianas.
En cuanto al sector público, la Administración General del Estado es la que menos se retrasa en los pagos, con cerca de 15 días por encima del periodo legal, establecido en este caso en 30 días. El peor comportamiento se produce entre las comunidades autónomas, con una demora sobre el plazo legal de cerca de 45 días.
Por otro lado, Cepyme advierte en su boletín de que el stock de crédito financiero a empresas volvió a registrar tasas negativas del 4,5% en el último trimestre del año por la "fuerte desaceleración" del ritmo de nueva concesión y la creciente amortización de los créditos ya conseguidos.
"Las previsiones indican que no se observarán tasas de crecimiento positivas del stock de crédito hasta bien entrado el presente año", subraya la organización empresarial.