Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El engaño húngaro hunde la Bolsa

La jornada se saldó con todos los valores en negativo, salvo Ebro Puleva que terminó plana, y los mayores descensos fueron para la banca: BBVA (-6,84%), Banco Santander (-5,78%), Bankinter (-5,27%), Banesto (-5,11%), Banco Sabadell (-3,68%) y Banco Popular (-2,92%). 
El Ibex abrió la sesión en negativo pero con caídas moderadas . Sin embargo, a partir del mediodía comenzó a desplomarse por el temor a una nueva 'crisis griega', pero en Hungría. El Gobierno húngaro reconoció hoy la "grave situación" de la economía del país tras descubrir que el anterior Ejecutivo había manipulado las cuentas públicas, lo que abre la posibilidad de sufrir una crisis 'a la griega'.
A pesar de que el Gobierno señaló que Hungría todavía no se encuentra en la misma situación que el país heleno y que trabaja en un plan de choque que será presentado en menos de 72 horas, no logró detener la sangría, que ha afectado a todas las plazas europeas. En concreto, Atenas retrocedió un 5%, seguido del índice Bux de Hungría, con un 3,34%; Milán, con más de un 3%; París (-2,86%); Lisboa (-2,20%), Francfort (-1,91%) y Londres (-1,91%).
La noticia también disparó la prima de riesgo ofrecida a los inversores por los bonos españoles a diez años hasta marcar un nuevo máximo de 196 puntos básicos respecto al 'bund' alemán, pero también disparó los CDS de Hungría, hasta superar los 300 puntos básicos.
Entre los mayores descensos también se situaron Sacyr Vallehermoso (-7,75%), Mapfre (-5,20%) e Iberdrola (-4,62%). Repsol YPF y Telefónica cayeron un 3,11% y un 2,56%, respectivamente.
La banca se desploma
El pánico afectó principalmente a la banca por el miedo a que si continúa el alza de la prima de riesgo, las agencias de calificación puedan rebajar el 'rating' de nuevo tanto a España como a las propias pueda entidades financieras , según los analistas consultados por Europa Press, quienes explican que los bancos no pueden tener una nota superior a la del propio país.
Daniel Pingarrón, de IG Markets, subrayó en este sentido que, además de la prima de riesgo, la bolsa recibió hoy otras noticias negativas, como aque JP Morgan haya rebajado el precio objetivo a Banco Santander y BBVA; que BNP Paribas no recomiende estar en banca española y ante el rumor de que Société Généralé ha perdido una gran cantidad de dinero con su inversión en derivados. Además, recordó que se ha recrudecido la situación en Corea del Norte y ayer el índice Nikkei cerró en negativo. "El cóctel es muy grande", añadió.
Por su parte, Victoria Torre, de Self Bank, recordo que tras la rebaja de calificación a España por parte de Standard and Poor's se produjo una gran correción en los mercados y era de extrañar que tras la rebaja de Fich no se hubiese producido aún.
"El hecho de que a España le hayan rebajado la calificación dos agencias tiene su peso entre los inversores extranjeros, y el país se encuentra inmerso en un proceso de reestructuración de deuda y un encarecimiento de la prima de riesgo que tiene malas consecuencias", explica.
Asimismo, señala que la banca tiene una elevada deuda en sus balances y que una depreciación de la misma es "un punto negativo en su contra que les puede perjudicar". Además, la economía estadounidense creó 431.000 puestos de trabajo el pasado mes de mayo, menos de lo esperado por el mercado, que ya había descontado la creación de entre 500.000 y 600.000 puestos, lo que hundió a Wall Street, que tampoco ayudó hoy a recuperar posiciones. Al cierre de los mercados europeos, la bolsa americana retrocedía más de un 2%.
En el mercado de divisas, el euro registró hoy su nivel más bajo frente al 'billete verde' desde julio de 2005 al cotizar a 1,20 dólares, tras haber iniciado la jornada en 1,2162 dólares, ante los renovados temores al contagio de la crisis de deuda.  CGS