Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La deuda de la banca española con el BCE supera de nuevo los 50.000 millones de euros

La financiación que las entidades obtienen del BCE ha repuntado por de nuevo tras la caída que registró en junio. FOTO: EFE/Archivotelecinco.es
La deuda de las entidades españolas con el Banco Central Europeo (BCE) repuntó en julio hasta los 52.053 millones de euros, lo que supone 4.598 millones de euros más que en junio (+9,68%), y marca el tercer mayor nivel en lo que va de año, según datos del Banco de España.


la financiación a las entidades europeas se situó en julio en 354.135 millones de euros
na caída del 0,8% respecto al mes anterior

Estos datos representan el saldo vivo que las entidades residentes en España tienen pendiente de devolver al BCE como consecuencia de la financiación que el instituto emisor les ha concedido previamente, y supone una media de las operaciones diarias que se realizan durante el mes.
Los expertos consultados por Europa Press explican que las entidades acuden tradicionalmente al BCE en busca de liquidez porque forma parte de su operativa normal, y que completan con tras vías como los depósitos o el mercado de deuda.
A su juicio, responde a las demandas habituales de liquidez, aunque advierten de que si las tensiones en el mercado de deuda se recrudecen y las entidades no pueden financiarse en el mercado o tienen que hacerlo a precios más altos, la demanda al BCE puede dispararse.
Entre los principales motivos que explican la relajación experimentada en los últimos meses en la demanda de liquidez también se encuentra el hecho de que algunas entidades españolas han comenzado a operar en las denominadas Cámaras de Contrapartida.
Estas cámaras actúan como garante de las operaciones que se realizan entre las entidades financieras y minimizan riesgos, ya que la propia cámara exige garantías a las entidades que intervienen en la operación.
 
La deuda marcó su nivel más alto en julio de 2010 , cuando superó los 130.200 millones de euros, pero desde entonces las entidades españolas han reducido sensiblemente sus peticiones de liquidez en los últimos meses.
De hecho, el nivel de julio dista mucho de los niveles que se alcanzaron hace un año, lo que demuestra que la situación de los mercados se ha normalizado.
Sin embargo, señalan que el repunte alcanzando en julio no es especialmente significativo, y no responde exactamente a las tensiones vividas en el mercado de deuda, que han sido especialmente acusadas en los primeros días de agosto.