Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La banca española ahorraría hasta un 27% en costes con fusiones, según Funcas

La nueva ola de concentración en España desembocaría en su mayoría en entidades con un tamaño de entre 50.000 y 100.000 millones en activos
Los bancos españoles podrían aprovechar posibles fusiones para lograr ahorros en costes de hasta el 27% gracias al incremento del volumen de activos que conllevaría este tipo de operaciones. Las entidades resultantes con más de 200.000 millones de euros en activos reducirían costes entre un 8% y un 27%.
Para entidades fruto de integraciones que alcanzaran un volumen de entre 50.000 y 100.000 millones en activos, el ahorro de costes oscilaría entre el 4% y el 20%, según publica Funcas en su último número de Cuadernos de Información Económica.
La nueva ola de fusiones en España por la caída del negocio típicamente bancario y la presión de los bajos tipos de interés, incluso en negativo, desembocaría en un mapa bancario formado principalmente por entidades con balances de entre 50.000 y 100.000 millones en activos.
Tanto desde el BCE como desde el Banco de España se viene instando a las entidades financieras que exploren nuevas fusiones para aprovechar precisamente las economías de escala. Los supervisores recetan mas consolidación como antídoto a las quejas de los bancos ante la política ultraexpansiva en la eurozona.
Recientemente, el FMI se ha sumado a estas peticiones de los supervisores ante la baja rentabilidad que asola al sistema financiero europeo. El consejero financiero y director de Asuntos Monetarios y Mercados de Capitales del FMI, José Viñals, alertaba el viernes de que hay "demasiados bancos" en la zona euro. "Y demasiado débiles", agregaba.
Los expertos de Funcas advierten además de que el desafío pendiente de los bancos españoles continúa siendo cómo explotar las denominadas economía 'de gama' ante el embate de la transformación digital a la que está obligada el sector financiero.
ECONOMÍAS DE GAMA.
Estas economía 'de gama' surgen de sinergias en la combinación de productos tradicionales con otros nuevos, por lo que Funcas valora la posibilidad que permite en este sentido la incorporación de alternativas fintech al mix bancario.
En esta última publicación de Funcas también se vuelve a recordar que las oficinas podrían reducirse desde las 31.000 sucursales contabilizadas a cierre de 2015 a las 28.000 en 2019, con una reducción de los empleados del 7,5%, hasta totalizar un plantilla de 180.000 trabajadores.
MUCHAS OFICINAS, PERO CON MENOS EMPLEADOS.
En un artículo dedicado al nuevo giro en la reestructuración bancaria en Europa, los expertos Santiago Carbó y Francisco Rodríguez constatan que la apuesta en España se ha centrado en implantar "muchas" oficinas de menor tamaño que en el resto del Viejo Continente, pero con menos empleados por sucursal.
De hecho, subrayan que cada trabajador bancario en España gestiona una media de 14,7 millones de euros, un cifra en línea con los 15,4 millones de la eurozona y superior a los 12,1 millones de Alemania y los 13,5 millones de Italia.
Las entidades buscan nuevas estrategias para competir en un entorno difícil para el negocio bancario, que afronta la presión en la cuenta de resultados por la caída de los márgenes y la avalancha de nueva regulación. Los bancos advierten de que elevar sus niveles de capital hasta posiciones más que confortables puede lastrar la financiación de crédito hacia las familias y las empresas.