Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las empresas españolas sobreviven a la crisis recortando gastos y empleo, según Informa D&B

Las empresas españolas que han superado los "difíciles últimos años" han conseguido mejorar su productividad, pero a costa de una "importante" destrucción de empleo y un "relevante deterioro" de sus resultados netos, según el estudio sobre la Evolución de las empresas españolas entre 2010 y 2012 realizado por Informa D&B, del Grupo CESCE.
Aunque las empresas españolas analizadas incrementaron un 2% su facturación en este periodo, sus resultados netos registraron una caída acumulada superior al 67%. Esto se debe en parte al incremento del 5% de la partida de aprovisionamientos y a la subida del 15% de los gastos financieros por el continuo encarecimiento de la financiación bancaria.
Los niveles de deuda total de las empresas disminuyeron un 12,5% durante el periodo 2010-2012, independientemente del tamaño de las compañías. La deuda a largo plazo experimentó un mayor y continuo recorte, casi un 15% acumulado en el periodo analizado, mientras que la financiación externa a corto plazo se ajustó un 7% en estos mismos años.
Por otro lado, Informa D&B destaca que la creación de nuevas empresas se está activando, aunque sin llegar a los niveles anteriores a la crisis. Durante los años 2010, 2011 y 2012 se crearon 80.524, 84.806 y 88.713 empresas, respectivamente. Estas cifras muestran una paulatina activación acumulando un incremento algo superior al 10%, aunque se mantienen "todavía muy lejos de las de antes de la crisis, ya que en 2007 se crearon 145.337 empresas".
Durante estos tres años, las empresas españolas redujeron su plantilla un 5% de media. Con la política de ajustes puesta en marcha desde 2010, las tasas de empleo sufren recortes de manera ininterrumpida, siendo especialmente intensos entre 2011 y 2012, con una caída del 4%.
2012, UN AÑO NEGRO PARA EL EMPLEO
Asimismo, la masa salarial promedio bajaba un 2% del 2010 al 2012, mientras que la facturación por empleado crecía considerablemente y de manera continuada, acumulando una subida del 7,5%, consecuencia del fuerte ajuste de las plantillas y del incremento del 2% de la cifra de facturación.
El año 2012 es "especialmente negativo" ya que la vuelta a la recesión de la economía española ocasionó que el mercado laboral entrase en una nueva fase de deterioro. Este ejercicio sumó el 74% de la destrucción de empleo acumulada desde el 2010. Igualmente, el coste medio de personal se contrajo un 1% en 2012, frente al incremento del 4% del año anterior, concluye el informe.