Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las pymes españolas son las que menos éxito tienen al solicitar préstamos bancarios, según Fenac

Las pequeñas y medianas empresas españolas son las que menor tasa de éxito alcanzan al solicitar préstamos bancarios, con apenas un 50%, frente al 66% de la media de la zona euro y el 80% de Alemania, según datos del Banco Central Europeo (BCE) recogidos en un estudio de la patronal española de las pymes de consultoría, Fenac.
Precisamente, el vicepresidente de Fenac, Francisco Aranda, ha advertido de que el mayor problema al que se enfrentan en estos momentos la mayoría de las empresas es la obtención de fondos con los que mantener su actividad.
En este sentido, ha pedido al gobierno que salga de las urnas el próximo 20 de noviembre que establezca urgentemente mecanismos eficaces de acceso al crédito, pues la ausencia del mismo ha provocado la desaparición de cerca de 400.000 empresas en los últimos años.
La morosidad de las administraciones públicas es otra de las circunstancias que está ahogando la viabilidad de las pymes Aranda apunta que una solución eficaz sería la de establecer un principio de compensación de las deudas tributarias y de la Seguridad Social con deuda de las administraciones públicas hacia las empresas.
Según datos de Fenac, las administraciones públicas están pagando a 153 días, cuando la Ley obliga desde el 1 de enero de este año a pagar como máximo en 50 días. Estos plazos sólo los superan Grecia e Italia y duplican a los de los países del norte de Europa.
Por último, Aranda ha insistido en la necesidad de flexibilizar el mercado de trabajo, incorporando un "contrato único" indefinido, con indemnización de 20 días por año trabajado y un máximo de 12 mensualidades. De esta forma, según Aranda, se "lograría reducir también la abultada temporalidad que padecemos empresas y trabajadores".