Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 34% de los españoles no dispone de ningún tipo de ahorro, según ING

El 54% de los ciudadanos reconoce que consideraría contratar productos de inversión si tuviera un mayor conocimiento sobre los mismos
El 34% de los españoles afirma no disponer de ningún tipo de ahorro, lo que nos coloca entre los europeos que menos conformes se encuentran con su nivel de ahorro, junto con polacos, italianos y rumanos, según las conclusiones de la última Encuesta Internacional de ING sobre Ahorros.
Mientras, entre los españoles que afirman tener ahorros, solamente un 17% asegura haberlos visto crecer durante el último año. Las principales causas para ese crecimiento han sido el incremento de sus ingresos (45%) y, en los casos en los que no se ha producido ese incremento, la adopción de una actitud ahorradora para sacar el máximo provecho del dinero (35%).
El no disponer de ahorros hace que los españoles no recurran a productos de inversión, una alternativa "interesante" para sacar el partido al dinero, especialmente en un momento como el actual en el que los tipos de interés están próximos a cero.
A esta circunstancia se suma el hecho de que un 54% de los españoles afirma que valoraría invertir su dinero en este tipo de productos si contase con un mayor conocimiento sobre los mismos. De hecho, el 72% de los encuestados cree que una buena educación financiera conllevaría la formación de mejores ahorradores. Por ello, dos de cada tres españoles piensan que debería hacer una asignatura obligatoria sobre finanzas en las escuelas.
MAYOR CONOCIMIENTO ENTRE LOS HOMBRES
Según los datos obtenidos en la encuesta de ING, los hombres están más familiarizados con los productos de ahorro e inversión que las mujeres, una distancia que se hace más pronunciada cuando se trata de nuevas alternativas de inversión, como pueden ser el crowdfunding o los préstamos entre particulares. Además, los hombres parecen tener una mayor tolerancia al riesgo, lo que les hace más propensos a invertir.
También hay diferencias entre los grupos de edad de los encuestados. Mientras que los menores de 25 años tienen un mayor conocimiento sobre los nuevos productos de inversión, son los que superan esa franja de edad los que disponen de una mejor comprensión sobre las alternativas más tradicionales como los bonos y los fondos de inversión.
Las bajas tasas de interés, que han persistido en muchas partes de Europa desde el comienzo de la crisis, han sido uno de los motivos por los que la gente ha decidido invertir. Más de la mitad de los españoles considera que con esos tipos de interés, no merece la pena ahorrar dinero. También influye en esta decisión el riesgo relativo y la rentabilidad atractiva del producto.