Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La banca espera que el Gobierno dé más ayudas para pujar en firme por Catalunya Banc

El FROB ya contempla "garantías" en el paso previo para arrancar la venta: deshacerse de una cartera hipotecaria por valor de 7.000 millones
Las principales entidades financieras españolas están analizando las cuentas de Catalunya Banc y garantizan que acudirán a su subasta en la primera fase, si bien condicionan pujar en firme por la antigua caja catalana a que el Gobierno decida o no ofrecer garantías o ayudas que les cubra de un mayor deterioro en el futuro, según han informado a Europa Press en fuentes financieras.
La intención del Ejecutivo pasa por que el nuevo intento de subasta de Catalunya Banc se cierre en verano, tras dos suspensiones por la falta de ofertas competitivas. Desde el sector se valoran las desinversiones que el banco nacionalizado está acometiendo, así como la venta de créditos problemáticos, aunque los potenciales interesados alertan sobre la incertidumbre de la situación futura de la antigua caja.
"Mirar vamos a mirar los números de Catalunya Banc, pero la oferta en firme dependerá de si hay ayudas o no. Parece que la situación de la entidad no es muy buena y sería lógico pensar en cubrir riesgos", explican desde el sector. Las ayudas en anteriores subastas se han articulado a través de Esquemas de Protección de Activos (EPA's), un aval ante potenciales pérdidas no esperadas en la cartera de créditos de la entidad adquirida.
El ministro de Economía, Luis de Guindos, se ha mostrado "convencido" de que la entidad catalana se privatizarán en verano, después de que el plazo para la venta se haya pospuesto en varias ocasiones. De hecho, Guindos ha valorado el proceso que se está desarrollando en paralelo a la subasta, con el fin de que la entidad se deshaga de negocios "que no son fundamentales".
El martes 22 de abril, Catalunya Banc vendió tres carteras de créditos fallidos a Aigon Capital por 1.480 millones. Pese a este avance en la 'limpieza' de la antigua caja, el mercado está pendiente de la venta de una cartera hipotecaria por un importe que oscila los 7.000 millones de euros brutos.
El Gobierno, a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), contempla la posibilidad de ofrecer nuevas "garantías" para incentivar su venta, según fuentes conocedoras de la operación. Esta cartera no llegaría a ser fallida (créditos impagados), sino que aglutinaría préstamos en riesgo de mora por parte de la caja catalana.
COLCHÓN ANTE IMPAGOS DE HIPOTECAS.
Entre las posibilidades que se contemplan, el mecanismo podría articularse a través de un aval, lo que se interpreta como el paso previo al inicio de la subasta. Este aval facilitaría al comprador de la cartera un colchón en caso de que se generen más impagos de hipotecas de los previstos.
La entidad catalana también prevé deshacerse de su red de oficinas fuera de Cataluña, en donde pretende centralizar su negocio. En este sentido, algunas entidades como Banco Sabadell han descartado que sus planes de crecimiento en ciudades como Madrid se aprovechen de las oficinas de Catalunya Banc.
Catalunya Banc ha recibido hasta la fecha alrededor de 12.000 millones para su reestructuración. El FROB ya ha suspendido en dos ocasiones la subasta de la entidad ante la falta de ofertas competitivas. Los expertos aconsejan celeridad en el proceso de venta ante la posible devaluación de la caja, que está viendo reducida su cuota de mercado.