Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El euríbor cerrará junio en el 1,6% y abaratará 3.400 euros las hipotecas

Una escultura del símbolo del euro ante la sede del Banco Central Europeo en Fráncfort (Alemania). EFE/Archivotelecinco.es
El euríbor, el principal indicador para el cálculo de hipotecas, cerrará junio con una media del 1,6 por ciento, un nuevo mínimo histórico tras al alcanzado en mayo, lo que permitirá abaratar las hipotecas suscritas hace un año que se revisen en julio en aproximadamente 3.400 euros anuales.
A falta de dos sesiones para que concluya el mes, el indicador marcó ayer un mínimo histórico intradía en el 1,515 por ciento, con lo que sumó trece sesiones consecutivas de descensos, las cinco últimas por debajo del 1,6 por ciento, y situó la media provisional del mes en el 1,621 por ciento.
Hace un año, en junio de 2008, el importe medio de una hipoteca para la adquisición de vivienda era, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), de 141.939 euros.
Al aplicársele el euríbor de junio de 2008 (5,361 por ciento) y con un plazo de amortización de 25 años, la cuota se elevaba a 859,89 euros mensuales.
Una vez que el Banco de España confirme la nueva tasa mensual, lo que sucede uno o dos días después del último día del mes, bancos y cajas están obligados a aplicar el tipo del mes anterior en la revisión anual.
De este modo, la cuota mensual pasará de 859,89 a 574,36 euros, una reducción de casi 285 euros mensuales o más de 3.400 euros al año.
El indicador comenzó su senda bajista en octubre, coincidiendo con la caída de Lehman Brothers, y ha encadenado nueve meses de recortes ininterrumpidos.
Desde el máximo histórico de julio del pasado año, en el 5,393 por ciento, el euríbor cayó en agosto al 5,323 por ciento para remontar de nuevo en septiembre al 5,384 por ciento a causa de la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE).
Durante los últimos seis años, y hasta octubre de 2008, el BCE había mantenido una firme política monetaria de lucha contra la inflación y en seis años no recortó ni una sola vez los tipos.
El pasado octubre, la quiebra de Lehman Brothers supuso un punto de inflexión en la política del BCE que, en una acción coordinada con la Reserva Federal de Estados Unidos y otros bancos de Europa y América del Norte, recortó la tasa en 50 puntos básicos, desde el 4,25 al 3,75 por ciento.
El último empujón lo dio el BCE el pasado miércoles, cuando inyectó en el eurosistema a un plazo de un año 442.240 millones de euros, el máximo que la entidad ha adjudicado jamás en una subasta.
La mayoría de los expertos consultados por EFE señalan que el mercado tiene suficiente liquidez, lo que producirá nuevos descensos en los tipos de interés al que los bancos se prestan dinero en la zona del euro, que es como se calcula el euríbor.
Según los analistas, esto será así incluso si el BCE mantiene inalteradas las tasas en la zona en el 1 por ciento actual en su reunión del próximo 2 de julio.
Analistas e inversores prevén que el BCE mantendrá su tasa rectora en el 1 por ciento en lo que queda del año y, al menos, los primeros meses de 2010, y comenzará a subirlos a mediados del próximo ejercicio.
Por lo que respecta al euríbor, los expertos creen que tiene todavía cierto recorrido bajista y podría situarse en las próximas semanas más cerca del 1,5 por ciento, aunque ese parece ser el límite previsto por los mercados.