Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los líderes europeos respaldarán mañana el plan de inversión de 300.000 millones de Juncker

Francia e Italia reclaman la "máxima" flexibilidad en el examen de sus presupuestos por parte de Bruselas
Los jefes de Estado y de Gobierno de los 28 debatirán este viernes durante la segunda jornada de la cumbre de otoño la "difícil situación económica y del empleo" en Europa, respaldarán el plan de inversión público-privada de 300.000 millones de euros que prepara el nuevo presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, para reactivar el crecimiento, y le invitarán a acelerarlo.
Tras el fin del Consejo Europeo, a última hora de la mañana se celebrará también una cumbre de los líderes de la eurozona. A los debates asistirá el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, así como el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselboem.
"El Consejo Europeo apoya la intención de la Comisión entrante de lanzar una iniciativa movilizando 300.000 millones de euros en inversión pública y privada adicional durante el periodo 2015-2017", señala el proyecto de conclusiones de la cumbre. "Para sentar las bases para una recuperación económica fuerte y sostenible, Europa debe invertir en su futuro. Una baja inversión hoy erosiona el potencial de crecimiento mañana", resaltan las conclusiones.
Los líderes europeos celebran la creación de un grupo de trabajo, liderado por la Comisión y el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y con representantes de los Estados miembros, para identificar los proyectos de relevancia europea que podrían financiarse y piden al Ejecutivo comunitario y a sus Gobiernos que hagan avanzar esta iniciativa "sin demora".
Juncker ya se ha comprometido a acelerar su plan y a presentarlo antes de Navidades para que pueda ser aprobado por los jefes de Estado y de Gobierno en la próxima cumbre de diciembre. Sin embargo, todavía no ha precisado cómo se financiará, más allá de decir que no puede aumentar el déficit y la deuda.
"La nueva Comisión debe organizar su agenda en torno al crecimiento", ha reclamado el presidente francés, François Hollande, que ha organizado este jueves una cumbre de líderes socialistas en París para definir un frente común en el Consejo Europeo. Hollande ha resaltado que ahora al plan Juncker "hay que encontrarle un contenido, una financiación, proyectos, una agenda".
Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, ha vuelto a insistir en que ninguna iniciativa debe poner en riesgo la estabilidad presupuestaria. "Apoyo que Jean-Claude Juncker haya propuesto un programa de crecimiento, del mismo modo que apoyo la estabilidad presupuestaria", ha dicho durante la primera jornada del Consejo Europeo.
Y el primer ministro británico, David Cameron, ha pedido al resto de socios europeos que tomen medidas para hacer frente a sus "problemas económicos" porque, aunque Reino Unido "está creciendo bien", no es "inmune" a lo que ocurre en el resto de países".
"Hay algunas preocupaciones sobre el estado de otras economías europeas y queremos escuchar los planes que otros tienen para facilitar la contratación, desregular, reformar, garantizar que las economías europeas crezcan para que la británica puede continuar haciéndolo", ha apuntado Cameron.
AVISO DE BRUSELAS A FRANCIA E ITALIA POR SUS PRESUPUESTOS
Como telón de fondo de la cumbre del Eurogrupo estarán los avisos que ha enviado esta semana la Comisión a Francia, Italia, Eslovenia, Malta y Austria por considerar que sus respectivos presupuestos para 2015 no respetan los compromisos de ajuste presupuestario pactados con la UE. Se trata del primer paso para que Bruselas rechace formalmente estos presupuestos, algo que podría ocurrir el próximo miércoles 29 de octubre.
El Gobierno italiano ha hecho pública la carta que le ha remitido el comisario de Asuntos Económicos, Jyrki Katainen, algo que no ha gustado al Ejecutivo comunitario. Por su parte, Hollande no ha querido confirmar la recepción de la misiva, aunque ha admitido que está dialogando con Bruselas sobre su presupuesto.
El presidente galo ha asegurado que la posición común de los países con Gobierno socialista, entre ellos Francia e Italia, es "respetar los compromisos asumidos pero con el máximo de flexibilidad posible". François ha defendido además una "coordinación de políticas económicas" en la eurozona, que a su juicio significa que los países que necesitan reformas, como Francia, deben hacerlas sin demora, y que los que están en una "situación mejor", como Alemania, deben "impulsar la inversión".
Los líderes europeos destacarán que los progresos hacia la integración europea, en particular la creación de la unión bancaria, "ha contribuido a una mejora significativa en las condiciones de los mercados financieros". "Un sistema bancario europeo resistente, bien supervisado y regulado contribuirá a apoyar la recuperación económica", señalan las conclusiones, que celebran que el BCE asuma las tareas de supervisión el próximo 4 de noviembre.