Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 52% de los fabricantes de productos de gran consumo desconoce cómo reducir el exceso de producción

El 52% de los fabricantes de productos de gran consumo y alta rotación afirma no conocer como minimizar el producto que están regalando o tirando y produciendo de más por el sobrellenado de envases, según un estudio elaborado por la multinacional española de software Think&Grow (T&G) basado en más de un centenar de fabricantes de alimentación o cosmética.
Asimismo, el informe también señala que un 67% de las fábricas de este sector estaría produciendo entre un 4% y un 8% más de lo necesario para satisfacer su demanda. Esta cifra, según T&G, "se encuentra muy por encima de lo que podría considerarse un margen de tolerancia adecuado", situado entre el 1% y el 3%.
Según la multinacional, esta situación reduce el beneficio de estas empresas de manera significativa, en porcentajes que varían dependiendo de los productos y materias primas necesarios para su fabricación. Para T&G, estas cifras son "muy significativas", ya que el segmento de la industria de alimentación y fabricación de bebidas supone el 17% del sector industrial español.
El estudio también señala que esta situación está motivada por el sobrellenado de las unidades a causa de la imposibilidad de control de tiempo real de las dosificaciones realizadas en cada envase y por las tiradas cortas de producto debido al cambio de los gustos y preferencias de los consumidores.
Por su parte, la baja calidad de los materiales auxiliares y la estacionalidad de los productos son factores fundamentales que agravarían esta situación. De hecho, este último punto supone para la industria un problema "añadido".
El director de la división de industria de T&G, David Fernández, afirma que "obviamente" este es un problema de obsolescencia de la maquinaria y procedimientos de control. Para Fernández, la aplicación en cualquier proceso de fabricación de un sistema de captura automática de datos permitiría reducir "ostentiblemente" el tiempo para tomar medidas correctoras ante un problema de producción.