Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las franquicias de supermercados y alimentación facturan 6.144 millones y generan 103.437 empleos

Las franquicias de supermercados y alimentación facturan 6.144 millones de euros sobre los 18.667 millones de euros totales del sector, lo que representa un 33% del total, según los datos recogidos en el Informe de la Franquicia 2016, realizado por Tormo Franquicias Consulting.
En concreto, el estudio muestra que se trata de uno de los sectores más potentes, ya que concentra la más elevada cifra de facturación y de creación de empleo al generar 103.437 puestos de trabajo.
Sin embargo, durante el pasado ejercicio el impulso experimentado en otros años anteriores se vio ralentizado, frenando así sus indicadores principales.
Las franquicias de alimentación y supermercados, incluso en tiempos de crisis, han experimentado un elevado crecimiento en España, debido al volumen de demanda existente en el mercado.
De esta forma, Mercadona (22,1%), Carrefour (7,7%), DIA (7,6%), Eroski (3,3%), Lidl (3,1%) y Alcampo (2,8%) lideran el mercado de la distribución alimentaria. No obstante, hay más empresas que tienen presencia en un mercado, donde es muy difícil la entrada de nuevos operadores si no están especializados.
El informe pone de manifiesto que el perfil de emprendedor e inversor en este sector puede ser cualquier persona que opte por buscar alternativas a su labor profesional o diversificar su inversión.
El coste de implantación de un establecimiento de alimentación ronda entre los 600 euros/metros cuadrados y los 1.500 euros/metros cuadrados, mientras que la superficie habitual varía entre los 200 metros cuadrados y los 750 metros cuadrados, aunque también existen opciones a partir de los 100 metros cuadrados en función de cada una de las enseñas presentes en el mercado.