Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gestor de Bettencourt, de nuevo detenido para ser interrogado

Un vehículo policial sale de la oficina principal de la brigada de investigación financiera el pasado 16 de julio, en París (Francia). EFEtelecinco.es
Patrice de Maistre, el gestor de la fortuna de la multimillonaria heredera de L'Oréal, Liliane Bettencourt, de 87 años, fue hoy detenido de nuevo y trasladado a los locales de la brigada financiera de la policía de París para ser interrogado una vez más.
Los investigadores pretenden que De Maistre aclare algunas contradicciones entre su primer interrogatorio y el que este jueves hicieron al ministro de Trabajo, Eric Woerth, también salpicado por el escándalo, -con numerosas ramificaciones políticas y económicas-, que rodea a Bettencourt, informa el diario "Le Monde" en su página web.
Al parecer, según este diario, no coinciden las versiones que ambos dieron sobre la contratación de la esposa del ministro, Florence, en la sociedad gestora de la fortuna de Bettencourt.
El propio Woerth aseguró ayer a los investigadores que no intercedió para que su esposa consiguiese ese empleo.
Les dijo, concretamente, que "en ningún momento intervino para que fuese contratada", declaró a la prensa su abogado, Jean-Yves Levorgne, al término del interrogatorio al ministro que se prolongó durante unas ocho horas.
De Maistre ya estuvo detenido los pasados 15 y 16 de julio para declarar dentro de la misma investigación, junto a otros tres miembros del entorno de Bettencourt: su amigo, el artista François-Marie Banier; uno de sus abogados Fabrice Goguel; y el gestor de la isla que posee en las Seychelles, el español Carlos Vejarano.
Al igual que entonces, los agentes tratarán hoy de aclarar también las sospechas de blanqueo y fraude fiscal que pesan sobre él y su eventual responsabilidad en diferentes estructuras financieras creadas para una eventual evasión fiscal.
El propio De Maistre reconoció recientemente que su clienta tenía dos cuentas en Suiza con 78 millones de euros.