Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un "adecuado marco de gobernabilidad" reduce la incertidumbre y atrae inversiones, según el Banco de España

La eficacia gubernamental y la calidad regulatoria, claves para evitar la salida de capitales
El Banco de España ha advertido en su último boletín económico que una mejora en las instituciones públicas y un "adecuado marco de gobernabilidad" reducen la incertidumbre y tienden a atraer más inversiones, al tiempo que subraya que los flujos de capital están asociados "de forma significativa con la calidad institucional", más allá de los determinantes económicos y financieros.
El análisis del organismo dirigido por Luis María Linde coincide con el aumento de la incertidumbre en España tras el resultado de las elecciones generales del 20 de diciembre y la falta de acuerdos entre los grupos parlamentarios para conformar un nuevo Gobierno.
En su estudio, el Banco de España alerta de que una mejora de las instituciones políticas atrae más financiación de inversores extranjeros, pero también favorece la inversión extranjera de los agentes nacionales en los países de mayor renta, al mejorar las condiciones de negocio de estos países, lo que facilita la creación de empresas más dispuestas a invertir en el extranjero.
"Un marco institucional sólido permite la creación de un entorno de negocios adecuado que incentiva el crecimiento de empresas nacionales con capacidad para invertir en el exterior, impulsando la inversión en el extranjero", subraya la entidad.
En cambio, indica que para las economías de bajos ingresos, la calidad institucional tiene un efecto negativo, aunque no significativo, en la salida de capitales, ya que al mejorar la calidad institucional, los inversores parecen preferir invertir en su propio país en mayor medida en vez de hacerlo en el exterior.
En el periodo estudiado por el Banco de España (1996-2012) se analizan variables como la transparencia y la rendición de cuentas de las autoridades, la estabilidad política, la eficacia del Gobierno, la calidad del marco regulatorio, el Estado de Derecho y la corrupción y se concluye también que la calidad institucional permite entender mejor el comportamiento de los inversores nacionales en momentos de crisis.
REPATRIACIONES DE CAPITAL EN LAS CRISIS.
Así, los países con un marco institucional más sólido registran menores salidas brutas de capital en periodos de estrés financiero, pero al mismo tiempo la repatriación de capitales de los agentes residentes compensa parcialmente los efectos de las salidas de capital de los inversores extranjeros y su impacto negativo en la economía.
Por todo ello, el Banco de España concluye que con el objetivo de atraer más inversión extranjera o una mayor repatriación de capitales en periodos de crisis financiera, las autoridades deben mejorar la calidad institucional y, en particular, la eficacia gubernamental y la calidad regulatoria, que son los indicadores institucionales más relevantes para explicar los determinantes de los flujos de capital.
En consecuencia, añade, los gobiernos deberían centrarse en fomentar la transparencia, aumentar el grado de independencia de las instituciones públicas, reducir las cargas administrativas y mejorar la integración de las políticas regulatorias a fin de impulsar la actividad del sector privado.