Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La holandesa APM compra la firma española de terminales portuarias TCB por 911 millones

Invertirá 364 millones en las terminales adquiridas en los próximos cinco años
La compañía holandesa APM Terminals se ha hecho con el 100% del grupo español de terminales portuarias y ferroviarias TCB, una operación valorada en de 1.000 millones de dólares (unos 911 millones de euros).
En virtud de la operación, la firma holandesa se hace con las terminales ferroviarias y portuarias de contenedores que TCB tiene en Barcelona, Valencia, Castellón, y la de Gijón.
Asimismo, asume las terminales que tiene fuera de España, concretamente en Yucatán (México), Buenaventura (Colombia), Paranagua (Brasil) y Quetzal (Guatemala), esta última en construcción con el objetivo de que esté operativa en mayo.
Por su parte, la transacción de las terminales de Canarias y Turquía está pendiente de recibir en "las próximas semanas" las preceptivas autorizaciones de las autoridades turcas, un trámite que se ha retrasado por cuestiones burocráticas.
Se a la circunstancia de que una parte de la participación de TCB en la terminal turca se realizó a través de las de Canarias, según explicó en rueda de prensa el consejero delegado de Grupo TCB, Xavier Soucheiron, quien ha defendido cerrar la transacción a falta de estas tres terminales porque suponen menos del 5% del valor total de la operación.
APM Terminals ya contaba con un 61% del grupo TCB desde septiembre de 2015, cuando la firma holandesa alcanzó un acuerdo con la española Pérez y Cía para comprar este porcentaje. Posteriormente, en octubre, el resto de los accionistas decidieron también vender su participación.
AMPLIAR PRESENCIA EN ESPAÑA.
Con esta operación, APM Terminals, refuerza la presencia que ya tenía en España, concretamente en Algeciras, además de "acelerar" su crecimiento en Latinoamérica.
En concreto, la operación supone sumar ocho puertos con una capacidad total ponderada de dos millones de contenedores TEU. Así, el grupo holandés amplía su red total hasta sumar 72 puertos, repartidos en 69 países, y aumenta un 7% su capacidad de gestión de tráfico.
INVERSIONES.
Tras completar la compra, APM Terminals anunció que en los próximos cinco años invertirá 364,4 millones de euros en actualizar y ampliar estas terminales.
De este importe, 273,3 millones se destinarán a las terminales españolas y, de éstos, 182,2 a la de Barcelona. "Queremos que Barcelona tenga una ingeniería líder global", destacó la firma holandesa.
Estas inversiones se traducirán en ampliaciones en el plazo de concesión de la terminal hasta los 50 años y, en algunas terminales, de hasta 75.
De su lado, TCB, que facturó 403 millones de euros en 2015, un 5% más, desaparecerá como marca al integrarse en APM Terminals, que registró unas ventas de 4.100 millones de euros el año pasado.
No obstante, Soucheiron mantendrá su puesto de consejero delegado en la firma. "Teníamos una dimensión media y necesitamos competir en un mundo global. La operación tiene más ventajas que inconvenientes", destacó.