Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La huelga de Renfe tiene un seguimiento del 1,1% de los trabajadores pero obliga a cancelar 2.175 trenes

La huelga convocada este viernes por la Confederación General del Trabajo (CGT) en el grupo Renfe ha sido secundada hasta el mediodía por 102 trabajadores de los 9.141 que trabajan en la compañía (1,1%), aunque ha obligado a cancelar un total de 2.175 trenes, según ha informado Renfe en un comunicado.
CGT, que cuenta con dos representantes del total de 13 delegados del comité general de empresa de Renfe, convocó huelga desde las 00.00 horas hasta las 23.00 horas de este viernes 28 de julio en todo el territorio nacional para protestar por "el desmantelamiento del ferrocarril público y la destrucción de empleo en el sector ferroviario".
A pesar de que solo ha tenido un seguimiento del 1,1% de los trabajadores, el parón en plena 'operación salida' ha afectado a más de 20.000 viajeros solo en los servicios de AVE, Larga Distancia y Media Distancia, a los que habría que añadir la cifra de viajeros de Cercanías afectados en todos los núcleos de España.
En concreto, la empresa ha anunciado que se ha visto obligada a cancelar 2.100 de los considerados servicios públicos (Cercanías y Media Distancia) y 75 trenes de AVE y Larga Distancia en cumplimiento de los servicios mínimos decretados por el Ministerio de Fomento.
Renfe ha explicado que se vio obligada a solicitar al Ministerio de Fomento el establecimiento de servicios mínimos que garantizasen la movilidad de viajeros y mercancías por tratarse de "fechas de especial actividad de transporte", lo que se traduce en "cancelación de muchos más trenes de los que se verían afectados por los paros".
En los trenes de Cercanías de Renfe, estos servicios mínimos se han cifrado en un máximo del 75% del servicio habitual en horario punta y del 50% en el resto del día.
Por otro lado, circularán el 65% de los trenes de Media Distancia y el 77% de AVE-Larga Distancia. Para los trenes de mercancías, se ha establecido un porcentaje del 20% del servicio habitual.
La compañía ha ofrecido a los viajeros afectados por cancelaciones la opción de viajar en otro tren en el horario más aproximado al adquirido, dentro de lo posible. De no desear realizar el viaje, los usuarios pueden anular o cambiar su billete para otra fecha sin coste alguno en todos los canales de venta de Renfe.