Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La incertidumbre política en España frena a dos de cada cinco inversores extranjeros

El 40% de los inversores extranjeros en España están esperando a que se clarifique el panorama político para tomar sus decisiones de inversión, según el informe presentado este martes por Kreab, que analiza la percepción internacional de España como destino de inversión tras entrevistar a 26 compañías inversoras extranjeras.
El 40,8% de los encuestados identificó la incertidumbre política como el principal factor de riesgo para la inversión en España. Tanto el 40% de las firmas con activos en el país como el 33% de las que no los tiene, han manifestado su voluntad de esperar a la formación de gobierno para la toma de decisiones.
Mientras que uno de cada cinco participantes del estudio cree que el panorama político afectará negativamente a sus inversiones en España, el 25% aseguró que esto no tenía efecto ninguno en sus decisiones de inversión, mientras que el 10% aumentará sus activos en el país debido a esta situación.
Sin embargo, el informe también muestra que el 65,4% de los encuestados tiene una perspectiva positiva de la economía española con respecto a finales de 2016, por lo que el 30,8% espera incrementar sus activos en comparación con el volumen de 2015.
Este optimismo es menor que el que reflejan en cuanto al resto de Europa, donde la mitad de los inversores espera incrementar su exposición.
Otro de los factores de riesgo que se han identificado ha sido el regulatorio, con un 24,5%, seguido del económico (22,4%). A pesar de que más del 73% de los encuestados valora positivamente las medidas llevadas a cabo por el Gobierno, las variaciones del sistema impositivo y las diferencias regulatorias entre comunidades autónomas son percibidos como factores negativos.
Las políticas de comunicación de las empresas españolas también han sido peor valoradas por un 30,8% de los inversores en comparación con sus contrapartes europeas, y consideran que podrían mejorar tanto en transparencia como en calidad de los informes.