Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La incertidumbre política puede hacer que caiga la inversión y afectar al empleo, según Axesor

La incertidumbre política es la principal amenaza de este año para la economía, puesto que podría traducirse en tasas negativas o muy bajas de inversión en los próximos meses, lo que podría acabar afectando a la creación de empleo.
Ésta es una de las principales conclusiones del último boletín de coyuntura de Axesor, donde se reconoce que la confianza de los empresarios ha empeorado en los últimos tiempos, y que la cuestión catalana y la desaceleración mundial no van a ayudar.
A pesar del comportamiento de algunos indicadores, Axesor cree que todos los sectores de actividad siguen avanzando, por lo que el PIB podría crecer por encima del 2,5% en 2016. A su parecer, la mejora del consumo no está relacionada con mejoras salariales importantes, sino con la intensidad observada en la creación de empleo.
Por este motivo, la agencia de rating cree que hay que seguir avanzando en la corrección de este desequilibrio de la economía, ya que apenas se han conseguido recuperar uno de cada tres empleos destruidos durante la crisis.
Además, la recuperación intensiva del empleo que se ha experimentado durante el último año se está apoyando sobre actividades de escaso valor añadido y baja productividad, dado que el empleo crece casi al mismo ritmo que el PIB. De hecho, la temporalidad creció un 1,5% en 2015.
Asimismo y aunque las empresas están demostrando un mayor ímpetu en equipamiento y tecnología, las ventas de bienes y servicios de capital están todavía en niveles similares a los de hace 15 años, muy alejados de los niveles previos a la crisis, lo que refleja una intensa caída del gasto en inversión.
En este contexto, la agencia de rating asegura que el futuro de la economía española estará condicionado por lograr aumentar el stock de capital para mejorar la productividad y elevar así el potencial de crecimiento.