Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El índice de precios al consumo subió un 0,1% en mayo en EE.UU.

En mayo los precios de los combustibles subieron un 0,2 por ciento, y los de las gasolinas aumentaron un 3,1 por ciento. EFE/Archivotelecinco.es
El índice de precios al consumo (IPC) en Estados Unidos subió un 0,1 por ciento en mayo, un mes en el que la subida del precio de la gasolina fue contrarrestado por descensos en los precios de los alimentos, informó hoy el Departamento de Trabajo.
El de mayo fue el primer aumento del IPC en tres meses. La inflación subyacente -que excluye los precios de combustibles y alimentos- también fue del 0,1 por ciento en mayo.
En un año el IPC ha bajado un 1,3 por ciento, la mayor disminución de precios desde abril de 1950. La inflación subyacente ha sido del 1,8 por ciento.
La Reserva Federal, que se reunirá la semana próxima para considerar la política monetaria, ha advertido que la deflación sigue siendo un riesgo para una economía que ha estado en recesión desde diciembre de 2007.
Todo el descenso en el IPC del último año se ha debido a una caída del 27,3 por ciento de los precios de los combustibles, pero en semanas recientes los precios del petróleo crudo y las gasolinas han empezado a subir.
En mayo los precios de los combustibles subieron un 0,2 por ciento, y los de las gasolinas aumentaron un 3,1 por ciento. Los precios de los alimentos bajaron un 0,2 por ciento, la cuarta disminución mensual consecutiva.