Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La inflación en la zona del euro se situó en junio en el -0,1 por ciento, su primera caída

Un mercado madrileño. EFE/Archivotelecinco.es
La inflación de los países de la zona del euro marcó en junio su primer registro negativo, al acumular una caída en los últimos doce meses del 0,1%, según el primer cálculo que hoy difundió la oficina estadística comunitaria, Eurostat.
Nunca antes desde que comenzó a elaborarse el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA), en 1997, se había producido una bajada interanual.
En mayo, la inflación interanual en los países que comparten la moneda única ya había marcado un mínimo histórico, del 0%.
En España, la inflación entró en territorio negativo hace meses y, según el indicador adelantado que elabora el Instituto Nacional de Estadística, en junio se intensificó el descenso, hasta el -1%, frente al -0,9% de mayo.
Con estos datos, el diferencial de inflación de España con sus socios del euro se habría mantenido en nueve décimas, igual que el mes pasado.
En el conjunto del área del euro, los precios de consumo han pasado en un año de acumular una subida interanual del 4% (en junio de 2008) a caer el 0,1%.
A falta de información detallada sobre la evolución de los precios en junio -que Eurostat publicará el próximo 15 de julio-, parece claro que la moderación de la inflación en el área de la moneda única se debe, principalmente, al abaratamiento del petróleo, a lo que se suma la debilidad de la actividad y el consumo.
Hace un año, el barril de Brent cotizaba a 133,74 dólares, casi el doble de los 69,15 dólares de este mes, de ahí el fuerte efecto que tiene sobre la tasa interanual.
España no es el único socio del euro donde los precios registran caídas y, así, en mayo, estaban en esa situación otros cinco países.
Irlanda, una de las economías europeas más golpeadas por la crisis económica, sufría la disminución más acusada (-1,7%), seguido de Portugal (-1,2%), España y Luxemburgo (-0,9%), Francia (-0,3%) y Bélgica (-0,2%).
En Alemania, la primera economía comunitaria, los precios de consumo se mantuvieron sin cambios entre mayo de 2008 y mayo de 2009.
Pese a esta tendencia cada vez más generalizada, tanto el Banco Central Europeo (BCE), cuya principal tarea es garantizar la estabilidad de precios en el área del euro, como la Comisión Europea descartan que la zona del euro entre en deflación.
Ambas instituciones ya preveían que, a lo largo de este año, como consecuencia directa de la bajada del petróleo y la crisis, se registrarían tasas negativas de inflación, pero insisten en que eso no supone deflación -que tiene lugar cuando los precios caen de manera continuada y provocan una contracción de la demanda, ante la perspectiva de nuevas bajadas de precios-.
Para el conjunto del año, Bruselas prevé una inflación del 0,4%, en tanto que el BCE espera que se sitúe entre el 0,1% y el 0,5%.
La institución que preside Jean-Claude Trichet considera en cualquier caso garantizada la estabilidad de precios a medio plazo, algo que define como una tasa de inflación cercana pero siempre por debajo del 2%.
En este contexto, los mercados anticipan que la junta de gobierno de la entidad mantendrá el próximo jueves, en una reunión que se celebrará en Luxemburgo, los tipos de interés para el área del euro inalterados, en el 1%.