Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La inversión directa china en España cayó un 48% en 2015, hasta 423 millones, según Baker & McKenzie

La inversión directa china que recibió España en 2015 alcanzó los 470 millones de dólares (423,28 millones de euros), un 48% menos que el año anterior, cuando la cifra se situó en 916 millones de dólares (824,88 millones de euros), según el informe 'Bird's Eye View: Chinese Investment into Europe and North America' de Baker & McKenzie.
Las industrias más atractivas fueron la del entretenimiento, que captó 247 millones de dólares (222,43 millones de euros), y la agroalimentaria, que recibió 204 millones de dólares (183,71 millones de euros). Entre 2000 y 2015, el desarrollo inmobiliario y hotelero (40%), así como la agricultura y la alimentación (34%), fueron el principal reclamo para los 1.936 millones de dólares (1.743,53 millones de euros) que entraron desde China.
La miembro del Comité que dirige la Iniciativa sobre China en Europa (Steering Committee of China/Europe Outbound Initiative) de Baker & McKenzie, Maite Diez, ha explicado que, aunque en términos de porcentaje se hable de un descenso de la inversión china en España en 2015, el dato "no es significativo de una tendencia a la baja de las inversiones chinas en España", dado que el volumen de inversión total y número de operaciones es "todavía bajo".
No obstante, ha señalado que España ocupa el noveno puesto por volumen de inversión recibida de China, "muy por detrás de países con economías más pequeñas", por lo que cuestiona si se está haciendo lo suficiente para atraer estas inversiones.
En Europa y Norteamérica, la inversión directa china alcanzó la cifra récord de 40.000 millones de dólares (36.029,78 millones de euros) en 2015, de los que 29.000 millones de dólares (26.130,14 millones de euros), un 73%, se destinaron a cuatro sectores de las dos regiones: el inmobiliario y de la hostelería, el de la automoción, el de servicios financieros y para empresas y el de tecnologías de la información.
Según ha informado la firma en un comunicado, durante las seis primeras semanas de 2016 se ha anunciado el mayor número registrado de fusiones y adquisiciones por empresas chinas en Europa y Norteamérica hasta la fecha, con un potencial de 70.000 millones de dólares (63.072,75 millones de euros) en operaciones.
En Europa, la inversión directa de China alcanzó los 23.000 millones de dólares (20.729,46 millones de euros) en 2015, un 35% más que en Norteamérica y un 27% más que en 2014, cuando llegó a 18.000 millones de dólares (16.223,06 millones de euros). Los países de la UE que recibieron las mayores inversiones, el 78% del total, fueron Italia, Francia, Reino Unido, Holanda y Alemania.
"Los logros alcanzados por los inversores chinos y el grado y la rapidez con que se están orientando hacia el exterior tanto para crecer como para incrementar su influencia global en un contexto de moderación interna no tienen precedentes en ningún ciclo económico global de la era moderna", ha señalado Diez, para quien China "ya se encuentra entre los tres países que más invierten en el extranjero, lo cual resulta extraordinario".