Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La inversión del capital riesgo en España cayó un 31% en 2013, hasta los 1.701 millones

La inversión de las entidades de capital riesgo en España cayó un 31% en 2013, hasta los 1.701 millones de euros, debido a la tendencia bajista iniciada en el año 2010. Estas cifras no contemplan el repunte de la actividad que se ha producido en el segundo semestre del año, donde se ha concentrado el 70% del volumen total invertido, y que permite augurar una recuperación "lenta pero sostenida" en 2014.
Según los datos aportados por la Asociación Española de Entidades de Capital riesgo (Ascri), la caída del volumen inversor se debe a la menor intensidad de la inversión en operaciones superiores a los 100 millones de euros de los fondos internacionales. Mientras, la inversión de los fondos nacionales se mantuvo en los niveles de 2012.
Las primeras estimaciones de cierre de año indican que en 2013 se cerraron 462 operaciones, de las que el 90% fueron inferiores a cinco millones de euros de capital. Esto evidencia que las receptoras de capital riesgo fueron las pymes españolas en fases de arranque y expansión.
En concreto, se han realizado 18 operaciones entre los 10 y los 100 millones de euros de importe con una inversión total de 440 millones de euros, entre las que se encuentran Softonic, por Partners Group, o Salto Systems, de N+1 Mercapital. Sólo tres operaciones superaron el listón de los 100 millones de euros de capital invertido, todas realizadas por fondos internacionales: Befesa, Grupo Quirón y Dorna Sports.
FONDOS INTERNACIONALES
A lo largo del año pasado, un total de 15 entidades realizaron su primera operación de capital riesgo en España, de las que 14 fueron fondos internacionales. Este conjunto aportó el 51% del volumen total invertido en capital riesgo en España, hasta los 863,8 millones de euros, sin incluir las operaciones del sector inmobiliario o financiero.
A nivel general, se mantiene el apetito por los sectores innovadores y fácilmente internacionalizables, como las tecnologías de la información, la salud, la medicina o la biotecnología. Los sectores que más volumen de inversión han recibido son productos y servicios industriales (43%), otros servicios (11,6%), medicina/salud (11,5%) e informática (11%).
Durante el año pasado se captaron 1.346 millones de euros como nuevos fondos, de los que 864 millones de euros fueron aplicación de fondos internacionales a sus inversiones, 312 millones captados por operadores nacionales privados y 170 millones por operadores nacionales públicos.
EL 'FUNDRAISING', EL MAYOR PROBLEMA
Según ha explicado el presidente de Ascri, Carlos Lavilla, el 'fundraising' (captación de fondos) ha sido uno de los grandes problemas vividos por el sector en los años de crisis, al tiempo que ha augurado que mejorará "notablemente" con la creación del FOND-ICO Global, "que animará a la captación de nuevos fondos provenientes del sector privado, nacional e internacional".
Asimismo ha señalado que a lo largo de 2013 no se han observado operaciones de capital riesgo relacionadas con el sector energético, que podrían estar afectadas por la inestabilidad de su marco regulatorio.
También ha apuntado que uno de los datos más positivos del año se encuentra en las desinversiones, que registraron un volumen a precio de coste de 1.451 millones de euros --un 21% más respecto a 2012--, con un crecimiento del 21,3% con respecto al año anterior, en 268 operaciones.
El mecanismo más empleado para llevar a cabo estas desinversiones fue la venta a terceros (41,4%), seguido de otros mecanismos (21,5%) y la recompra por accionistas mayoritarios.
PREVISIONES
Ascri espera que el 2014 sea el año de una recuperación, "lenta pero progresiva", que se consolidará en 2015 y 2016, años que deberían ser "muy positivos" para el capital riesgo, aunque para ello es necesario que el crédito se recupere.
También se prevé que el cambio de tendencia iniciado en 2013 en las desinversiones permanezca a lo largo del 2014, sobre todo con aquellas empresas de la cartera con mayor antigüedad y que hayan logrado crecer e internacionalizarse.