Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los inversores comienzan 2014 más optimistas sobre la economía mundial, según BofA Merrill Lynch

Los inversores han comenzado 2014 más optimistas sobre las perspectivas de crecimiento globales, especialmente en torno a Estados Unidos, pero también respecto a la eurozona, según refleja la última edición de la encuesta de gestores de fondos de Bank of America Merrill Lynch.
En concreto, la proporción de inversores que creen que la economía global se fortalecerá este año ha aumentado a un 75% neto en comparación con el 71% neto de diciembre, continuando con una tendencia de creciente optimismo que comenzó a finales de 2012.
Este optimismo se ve reflejado también en unas mayores expectativas de beneficios empresariales, con un 48% de los encuestados esperando que aumente, frente al 41% del mes anterior.
Por regiones, un 29% de los inversores escogen tanto a Estados Unidos como a Japón como los mercados más favorables para los beneficios, mientras que Europa ha pasado de un 4% que esperaban un deterioro en diciembre a un 8% que esperan una mejora en enero.
"Los gestores están preparados para una fuerte recuperación del beneficio en Europa, y la próxima temporada de resultados es clave para mantener esta postura. Dada la elevada confianza, cualquier decepción en los resultados probablemente será castigada por los inversores", afirmó el estratega de inversión en Europa, John Bilton.
En este contexto más optimista en torno al crecimiento, la preferencia de los inversores por las acciones sigue siendo "fuerte", como demuestra que el 55% de los encuestados digan que están sobreponderando los valores en sus carteras, continuando con la tendencia iniciada a mediados de 2012.
Así, añade que esta confianza en las acciones se mantiene, pese a que un 7% de los entrevistados creen que los valores están sobrevalorados, lo que supone la lectura más alta del dato desde el año 2000.
Por otro lado, los inversores identifican un "aterrizaje forzoso" de la economía china y un colapso de las materias primas como los principales riesgos para la perspectiva económica, por encima de una crisis soberana o bancaria en Europa y una crisis geopolítica.