Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un juez decide investigar el caso de los sueldos de la excúpula de Caixa Cataluña

El titular del Juzgado de Instrucción 30 de Barcelona, Josep Maria Pijuan, ha decidido investigar el caso de los presuntos sueldos desproporcionados de la excúpula de Caixa Cataluña, tras admitir a trámite la denuncia de la Fiscalía Anticorrupción de Barcelona, han informado este jueves a Europa Press fuentes judiciales.
No obstante, el juez aún no ha decidido si imputa al expresidente Narcís Serra, al exdirector general Adolf Todó y a otros 52 miembros del consejo de administración de Caixa Catalunya en 2010 por "retribuciones e indemnizaciones desproporcionadas y ajenas a su situación real de solvencia", como denunció Fiscalía a principios de septiembre.
El fiscal Fernando Maldonado cree que Serra y Todó son los principales beneficiados de las presuntas irregularidades, que abusaron de sus cargos y "utilizaron los fondos de una entidad con connotaciones y trascendencias públicas en beneficio propio y con claro perjuicio para la entidad, lo cual contribuyó a su grave crisis financiera".
Considera que se trata de "retribuciones e indemnizaciones que merecen ser investigadas máxime cuando se han producido en un entorno de grave crisis económica imperante en nuestro país" y cuando la entidad había pedido la inyección de dinero público de fondos del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), argumentó en su escrito.
Según el fiscal, "todo ello denota un reprochable y espúreo manejo de los fondos de una entidad cuyo único objetivo debe ser procurar un adecuado beneficio para destinarlo a obra social y evitar un despilfarro de dichos fondos en beneficio de altos directivos", y destaca que a principios de 2008 Serra acordó la contratación de Todó --como director general-- y de Jaume Massana --como director general adjunto--, cuyos sueldos no dejaron de subir hasta el 2011.
Todó cobró en estos años 4,07 millones de euros y Massana 2,89 millones, en ambos casos sumando retribución fija y variable, a lo hay que añadir dietas por ir a las reuniones del consejo de administración.
Mientras tanto, dada la situación económica de la entidad, el FROB inyectó 1.250 millones de euros en 2010; 1.718 más en 2011, y nuevamente 9.084 millones en 2012, con lo que el FROB constituía el 100 por cien del capital.