Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La izquierda y los nacionalistas tienen la llave de los presupuestos

Tras la presentación de los Presupuestos para 2010 que realizó el sábado la vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado, el paso siguiente del Gobierno será conseguir que sean aprobados en el Congreso. Para ello, la negociación se centrará, especialmente, en los grupos de izquierda y los nacionalistas. Un primer acuerdo debe quedar atado antes del 16 de octubre, cuando termina la presentación de enmiendas a la totalidad.
El PNV, con seis diputados y, por tanto, seis votos, puede allanar el camino del visto bueno de los planes económicos del Ejecutivo. Sin embargo, tras la victoria electoral de los socialistas vascos y su alianza con el PP en el País Vasco, las negociaciones serán duras ya que, desde entonces, los nacionalistas han realizado una oposición clara al Gobierno de Zapatero.
Por otro lado, el grupo parlamentario socialista, dirigido por José Antonio Alonso, tendrá otro frente negociador con los tres diputados de ERC. Esta misma semana Zapatero recibirá al portavoz de ERC, Joan Ridao, quien ya señaló el sábado que el Gobierno "deberá esforzarse mucho si quiere obtener apoyos" porque el proyecto de Presupuestos para 2010 es "antisocial" e "hipoteca" la recuperación económica.
El Ejecutivo tampoco descuidará al BNG, con dos diputados. El portavoz del BNG en el Congreso, Francisco Jorquera, considera que el proyecto de ley es "un mal punto de partida" para recabar apoyos parlamentarios y consideró que subir los impuestos grava el consumo y tendrá un efecto negativo sobre la demanda en el actual contexto de crisis.
El PSOE pretende contar, también, con el apoyo de los dos diputados de Coalición Canaria, UPN y Nafarroa Bai.
El otro frente negociador será el de la izquierda, representada por Joan Herrera (ICV) y Gaspar Llamazares (IU). El coordinador de IU, Cayo Lara, ha advertido de que esta formación no dará su voto afirmativo si no se dispone de suficientes recursos para políticas sociales, de empleo, de apoyo a las pymes y para la vivienda, especialmente de alquiler.
Por su parte, Herrera ha dicho que ahora no pueden apoyar el proyecto de Presupuestos porque tienen "trampa", ya que no buscan aumentar las políticas sociales sino reducir el déficit, y porque el Gobierno "no se atreve con los poderosos". Sin embargo, Herrera deja abierta la puerta y ha señalado que el voto final de ICV dependerá de la negociación que se lleve a cabo y de los cambios que haya.