Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La jornada de huelga en el sector ferroviario se desarrolla bajo la normalidad y sin apenas incidentes

La jornada de huelga convocada por los trabajadores de Renfe, Adif y Feve se está desarrollado dentro de la normalidad, prácticamente sin incidentes, y con el cumplimiento de los servicios mínimos fijados por el Ministerio de Fomento, establecidos en el 75% en el caso de los trenes AVE (el 75%) y de Larga Distancia, el 67% de los de Media Distancia y hasta el 60% de los de Cercanías.
El Ministerio de Fomento ha cifrado el seguimiento de la huelga en un 20%, y ha destacado que la jornada, que comenzó a medianoche, ha transcurrido con normalidad y sin incidentes, mientras que los sindicatos han destacado el seguimiento "masivo".
Con la jornada de huelga convocada hoy, los sindicatos mostraban así su rechazo al proyecto de reforma ferroviaria aprobada por el Gobierno que fija en julio de 2013 la apertura a la competencia del transporte de viajeros en tren y contempla la división de Renfe en cuatro empresas y la integración de la actual Feve en Renfe y Adif.
El secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, aseguró que la jornada transcurrió "con toda normalidad", aunque puntualizó que hubo incidentes "menores" en Madrid y Barcelona, donde, por ejemplo, un usuario accionó la palanca de alarmas provocando la parada brusca del ferrocarril.
En cuanto a los trenes cancelados con motivo de la huelga de los trabajadores de Renfe, Adif y Feve , Catalá informó de que han circulado 1.100 trenes de una flota total de 1.700. A renglón seguido, cifró en entre 3 y 4 millones de euros el impacto que la huelga para las arcas públicas.
Por su parte, los sindicatos convocantes (CC.OO., UGT, Semaf, CGT, Sindicato Ferroviario y Sindicato de Circulación) acusaron al Gobierno de imponer unos servicios mínimos "abusivos y desconocidos" y de "desplegar un ejército de polícia anti-disturbio" a pesar de la actitud "correcta" y la responsabilidad de los trabajadores.
Los portavoces de los sindicatos convocantes reafirmaron su deseo de no detenerse hasta que "el ferrocarril público, de toda la ciudadanía, esté a salvo de quienes quieren rapiñarlo a costa del esfuerzo y los impuestos de dicha ciudadanía" y han advertido de la convocatoria de más movilizaciones en contra de la reforma del sector ferroviario, además de confirmar una segunda jornada de huelga para el próximo 17 de septiembre, en tanto el Ministerio de Fomento no cambie su actitud.